VIERNES, 10 DE JUNIO DE 2011
Salarios reales ¿suben o bajan?

¿Qué le pareció el desempeño de Carstens como Gobernador del Banco de México?
Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy malo



“Si admiras asesinos no eres defensor de la vida. Si admiras dictadores no defiendes la libertad. Si admiras ladrones no respetas la propiedad.”
Gloria Álvarez

Luis Pazos









“Si queremos elevar el nivel de discusión sobre si aumentó o disminuyó el ingreso real de los trabajadores, debemos basarnos en datos duros y no sólo en acusaciones y descalificaciones que buscan un impacto mediático y electoral.”


Un indicador que nos permite saber si los trabajadores pueden adquirir más o menos bienes y servicios es el llamado salario real, que refleja el verdadero poder de compra de nuestros ingresos.

A partir de la década de los 70 los salarios nominales crecieron en tal forma que parecía que beneficiaban a los trabajadores, pero proporcionalmente los precios aumentaron más y generaron una disminución del salario real.

Por cuestiones políticas y demagógicas hubo aumentos salariales a cada rato, hasta que las mismas centrales obreras se dieron cuenta que atizaban la inflación; al final salió más caro el caldo que las albóndigas. Más ayuda un gobierno si mantiene en orden sus finanzas para evitar la inflación, que si aumenta los salarios por decreto, lo que constituye un engaño para los trabajadores.

En base a datos del Banco de México y de la Secretaría de Hacienda, en las últimas décadas del siglo pasado los trabajadores perdieron poder adquisitivo; mientras en la primera década de este siglo lo incrementaron.

En la década de los 80, el salario real se redujo en 49%; en los 90, un 35%, mientras en la primera década del siglo XXI, se incrementó en 2.4%. Este cambio rompió la tendencia a la disminución de los salarios reales del siglo pasado.

Si queremos elevar el nivel de discusión sobre si aumentó o disminuyó el ingreso real de los trabajadores, debemos basarnos en datos duros y no sólo en acusaciones y descalificaciones que buscan un impacto mediático y electoral.

Es un hecho que, a diferencia de los años 80 y 90, crecieron los ingresos reales de millones de trabajadores en la última década, pero todavía hay muchos que no tienen trabajo, por lo que es urgente una reforma laboral para incentivar la creación de más y mejores empleos, atorada en los últimos 10 años en el Congreso.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus