MARTES, 2 DE AGOSTO DE 2011
Desdén legislativo

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Isaac Katz







“La actitud asumida por los diputados, en especial la de los priistas, parece indicar que están más preocupados por mantener los privilegios de los líderes sindicales que por el bienestar de los trabajadores mexicanos y por el desarrollo mismo de la economía mexicana.”


El reciente incremento en la tasa abierta de desempleo, la cual ascendió a 5.74% de la Población Económicamente Activa (PEA), se explica primordialmente por el hecho de que un mayor número de personas se han incorporado al mercado laboral en busca de un empleo sin encontrarlo, a pesar de que en la economía sí se siguen creando empleos. Esto muestra no solamente un fenómeno coyuntural, sino también y más importante aún, un problema estructural. La baja tasa de absorción de mano de obra por parte de las empresas que operan en el sector formal de la economía, aunado a que los empleos que sí se generan son de baja calidad y consecuentemente de baja remuneración, es un indicador de que crear empleos en México es extremadamente caro.

Son varios los elementos de carácter estructural que derivan en la baja tasa de creación de empleos formales y que simultáneamente explican la muy alta tasa de empleo en el sector informal de la economía. El primero de ellos es la legislación laboral, que al imponer a las empresas altos costos de despido, se traduce en que los costos de contratación también tienden a ser muy elevados. Es decir, la propia legislación laboral contiene un claro sesgo en contra de la mano de obra.

Un segundo elemento, también presente en la propia legislación laboral es lo correspondiente a los pagos por seguridad social en el que las empresas formalmente constituidas están obligadas a incurrir y que representan un sobreprecio por arriba del sueldo nominal bruto de más del 30%. Estos pagos actúan efectivamente como un impuesto al empleo de mano de obra y, por lo mismo, generan un sesgo en contra del empleo. Más aun, dado que si en una familia uno de los miembros ya cuenta con acceso al sistema formal de seguridad social en el IMSS, existe el incentivo para que los otros miembros de la familia que están laborando, lo prefieran hacer en el sector informal de la economía.

Un tercer elemento, que se deriva también de las muy altas contribuciones al sistema de seguridad social, junto con el esquema tributario al que se enfrentan las empresas formalmente constituidas, es el incentivo a que se creen empresas informales que evitan crecer para no ser sujetas a la fiscalización por parte del IMSS y del SAT. Estas empresas, en consecuencia, no son una fuente de una alta tasa de creación de empleos, más el hecho de que los salarios que ahí se pagan son bajos dada la muy baja productividad que caracteriza a estas empresas por utilizar tecnología primitiva y no poder, por su tamaño, generar economías a escala.

En este contexto, parecería realmente sorprendente el desdén que impera en la Cámara de Diputados, por acelerar el dictamen de la propuesta de modificaciones a la Ley Federal del Trabajo, misma que de por sí es muy “light” y no va al fondo de las graves deficiencias e ineficiencias que la caracterizan. La actitud asumida por los diputados, en especial la de los priistas, parece indicar que están más preocupados por mantener los privilegios de los líderes sindicales que por el bienestar de los trabajadores mexicanos y por el desarrollo mismo de la economía mexicana.

No atacar las graves deficiencias estructurales que caracterizan a la economía mexicana, prefiriendo mantener el statu quo, condena a la economía a seguir teniendo un desempeño mediocre, uno en donde el bienestar de las familias seguirá estancado.

• Empleo • Política mexicana • Reforma laboral • Economía informal

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus