MARTES, 9 DE AGOSTO DE 2011
El neoliberalismo sigue derrotando a la pobreza (IV): El gran fiasco bolivariano

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• Amando a tu verdugo

Arturo Damm
• ¿Opinan de más?

Santos Mercado
• El capitalismo lo inventaron las mujeres

Arturo Damm
• Tasa a la baja

Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Leopoldo Escobar







“Desde 1999 un país tras otro de América Latina fue cayendo seducido por la izquierda. Ésta ahora gobierna a la mayoría de los habitantes de la región. ¿Qué resultó de ello?”


Desde 1999 un país tras otro de América Latina fue cayendo seducido por la izquierda. Ésta ahora gobierna a la mayoría de los habitantes de la región. De estos gobiernos, en particular el de Venezuela se ha ofrecido como la gran esperanza de redención social instantánea, la alternativa al neoliberalismo y la sede del socialismo del siglo XXI, como lo fue Cuba de la revolución comunista continental en los años sesenta a ochenta.

Pero a diferencia de Cuba e incluso de la Unión Soviética en sus primeras décadas, el gobierno de Hugo Chávez ha dispuesto de un río de dinero prodigado por los elevados precios del petróleo. Entre 1999 y 2010 obtuvo 529 mil millones de dólares, de los cuales según los voceros chavistas se dedicaron 330 mil millones de dólares al “gasto social”. Para tener un punto de comparación, quepa señalar que en México para el mismo rubro se destinó poco más de un billón de dólares en el mismo lapso, pero dado que la población mexicana cuadriplica a la venezolana, comparativamente allá el gasto fue un 25% mayor.

¿Y que resultó de ello? Que entre 2000 y 2010 el IDH de Venezuela aumentó en un 9.26%. Pero en la región naciones como Colombia, con una renta petrolera considerablemente menor (además de un situación de casi guerra civil en la primera parte de la década) y El Salvador (importador neto de hidrocarburos) tuvieron desempeños muy cercanos al de Venezuela.

El crecimiento del IDH de Venezuela incluso es por debajo del promedio mundial y muy por debajo de China e India, cuyas políticas van en el sentido opuesto al estatismo chavista.

Fiasco igualmente es del gobierno socialista de Lula, que se quiso vender como un modelo del socialismo más presentable que el de Chávez: el aumento del IDH en Brasil no fue superior al de El Salvador o de Colombia.

Pero además y pese a toda la demagogia antiimperialista y antiliberal, el gobierno chavista, los de sus satélites y los demás izquierdistas, se han beneficiado ampliamente de la globalización y del menor estatismo. Sin el acelerado crecimiento de China (y en menor medida de la India) el precio del petróleo y otras materias primas no habrían alcanzado los precios que alcanzaron y tal crecimiento sólo pudo ser posible por los pasos dados por el mundo y esas pobladas naciones hacia la libertad de empresa y al comercio mundial. Si Venezuela y otras naciones gobernadas por los partidarios del socialismo del siglo XXI hubieran enfrentado un clima internacional ya no digamos como el posterior a la gran depresión de 1929, sino simplemente con el nivel de proteccionismo de los setenta, su crecimiento económico habría sido muy inferior y también el de su IDH.

De modo que la oferta del socialismo del siglo XXI y sus versiones light (como la brasileña) se han probado como un timo.

Y con relación a México quepa señalar que también se prueba como un mito el aserto de la izquierda vernácula acerca de que el “neoliberalismo” provocó un empeoramiento de la pobreza en el país. Aun suponiendo sin conceder que las administraciones de Miguel de la Madrid a Felipe Calderón fueron neoliberales (¡por Dios, la administración delamadridista fue de las más estatistas de la historia nacional!), el saldo neto es que el IDH de México aumentó en un 30% en 3 décadas y ha alcanzado el IDH que el Reino Unido tenía hace 25 años, logro nada despreciable.

Pero es igualmente falaz la afirmación de la izquierda, que ahora el PRI ha hecho suya con sonora estulticia, de que la pobreza creció bajo las administraciones panistas (de la misma manera que es fantasiosa la visión de un México en que la pobreza no hacía más que crecer bajo el régimen priista).

• Venezuela • Liberalismo • Socialismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus