MARTES, 16 DE AGOSTO DE 2011
Mercado laboral

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Isaac Katz







“Es clara la urgencia de una reforma profunda de la legislación laboral, pero también es claro que esto nunca va a suceder. La mediocridad de nuestros legisladores es patética.”


De acuerdo a la última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo elaborada por el INEGI, durante el segundo trimestre del presente año, la tasa de desempleo abierta se ubicó en 5.2% de la PEA, 2.6 millones de individuos. Por otra parte, la tasa de subempleo se ubicó en 8.3%, representando a casi cuatro millones de individuos. Y finalmente, 13.4 millones de individuos, el 28.9% de la PEA, laboró en el sector informal de la economía. Estas cifras muestran la notoria debilidad estructural de la economía y, simultáneamente, lo ineficiente y deficiente del arreglo institucional, particularmente en tres aspectos, la excesiva regulación a la que se enfrentan las empresas, los incentivos perversos que se derivan del diseño del sistema tributario y la ineficiencia que caracteriza a la legislación laboral.

Las cifras de la ENOE arrojan un panorama realmente grave del mercado laboral mexicano. Por una parte, la tasa abierta de desempleo sigue siendo relativamente elevada. Inclusive, con cifras desestacionalizadas, esta fue mayor durante el segundo trimestre (5.45%) que durante el primero (5.22%), reflejando dos aspectos. El primero la incorporación de un mayor número de individuos a la PEA, buscando un empleo sin encontrarlo y segundo la desaceleración de la economía durante ese segundo trimestre, derivada de la menor tasa de crecimiento de la economía estadounidense.

La otra cifra que es realmente grave es la relativa a los individuos que laboran en la informalidad. El que casi una tercera parte de la PEA esté ocupada así, tiene importantes consecuencias. Por una parte, las empresas en las cuales laboran estos individuos son, por su naturaleza, pequeñas unidades de producción por lo que operan con tecnologías obsoletas y no pueden aprovechar las economías a escala que se derivarían de una operación de mayor tamaño. Consecuentemente, la productividad y los salarios de los trabajadores son muy bajos.

Por otra parte, al laborar en la informalidad, estos individuos carecen del acceso al sistema de seguridad social, tanto en lo que toca a los servicios de salud como al sistema de ahorro para el retiro. Y esto último es grave ya que al no contar con los fondos para financiar sus años de retiro, se constituirán como una carga para sus descendientes, absorbiendo en gasto corriente el ahorro que podría haber sido destinado a la inversión. El efecto que esto tiene sobre el crecimiento de largo plazo de la economía es devastador.

Y finalmente, al laborar en el sector informal, ello se traduce en una menor recaudación tributaria así como una menor contribución al IMSS.

El presidente de la Comisión del Trabajo de la Cámara de Diputados, de cuyo nombre realmente no me acuerdo y la neta tampoco me importa, prometió reiteradamente que para el 8 de agosto iba a estar listo el dictamen de reformas a la Ley Federal del Trabajo para posteriormente llevarlas al pleno para su discusión y aprobación. Llegó y pasó esa fecha y, como era de esperarse, nada sucedió. Los pretextos son las mismas tonterías de siempre como el que no hubo los suficientes consensos o que no eran los tiempos políticos correctos, cuando en realidad lo que observamos fue la decisión de los diputados, particularmente los priistas, de seguir protegiendo los privilegios y prebendas de los líderes sindicales, aunque ello implique dañar a los trabajadores.

Es clara la urgencia de una reforma profunda de la legislación laboral, pero también es claro que esto nunca va a suceder. La mediocridad de nuestros legisladores es patética.

• Reformas estructurales • Problemas económicos de México • Reforma laboral

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus