LUNES, 26 DE SEPTIEMBRE DE 2011
Más populismo, mayores impuestos y menor crecimiento

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Arturo Damm
• Empresarios

Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

Godofredo Rivera







“De proseguir con la insistencia de subir impuestos a los que más producen, el no contener la deuda y seguir insistiendo en más y más gasto público, traerá como consecuencias en el futuro, mayores tasas de interés, mayores impuestos y un pobre crecimiento económico que redundará en menor bienestar para el planeta. No es magia, sino pura lógica económica.”


Bolsas de valores cayendo, divisas devaluándose, gobiernos en banca rota, políticas monetarias y fiscales inútiles, asesores económicos incompetentes, políticos ineptos, ciudadanos ignorantes, y un larguísimo etcétera, caracterizan a la nueva crisis recesiva que está a punto de estallar.

La semana pasada fuimos testigos de cómo EU desea corregir su situación financiera desastrosa. Lejos de emprender el camino de la austeridad, de “apretarse el cinturón”, el Presidente Obama (destructor de EU, ¿quién le paga?) propone que los “ricos” paguen más y más impuestos. Increíble, los socialistas estadounidenses (es el único país en donde también se hacen llamar “liberales”) ya se aprestan a castigar a los más productivos y talentosos.

Apoyándose en empresarios como Warren Buffett (defender subir impuestos a los más ricos es lo más antiliberal del mundo, algo naturalmente socialista), así como en empresarios que han recibido favores desde el gobierno (no les queda otra más que mantener a la ubre gubernamental a toda costa), y que desean defender antes que nada a su estatus quo, Obama anuncia un supuesto plan de recortes presupuestales que darían “ahorros” al Erario sin afectar a la clase media estadounidense. Obama miente flagrantemente (raya en el cinismo). Me explico.

Desde 2009 el gobierno de Obama ha pedido estratosféricos presupuestos para dizque crear y “salvar” los empleos. El Congreso estadounidense, lejos de frenar los excesos se ha visto también laxo y populista y ha aprobado cuanta “emergencia” fiscal pide Obama. Los del “tea party” son la notable excepción. El resultado sólo se ha traducido en un endeudamiento descomunal que supera al PIB y una prácticamente nula reducción del desempleo (con cerca de 15 millones de desempleados, los estadounidense con razón se muestran decepcionados de Obama) que prosigue en inercia hacia el 10%. Y lo peor, no sólo se han dilapidado recursos en rescatar empresas privadas y la creación de nuevos programas socialistas médicos, sino que han surgido ya nuevos impuestos y regulaciones que mayoritariamente afectan ya a la clase media.

Nos referimos a las nuevas y numerosas medidas impositivas en materia de energéticos (más y más impuestos y regulaciones seudo-ambientales) y en sectores del tabaco, que están afectando a los estadounidenses de ingreso medio (la mayoría) desde hace ya varios meses. Lo mismo al programa forzoso de aseguramiento médico que le pega a millones de estadounidenses de poder adquisitivo medio. Asimismo, los millonarios y escandalosos rescates hacia empresas privadas han sido en demérito del contribuyente mediano, no de los más ricos.

Así las cosas, en EU parece no entenderse que los costosos programas socialistas como el Medicare y el Medicaid, el quebrado seguro social, son ya un dolor de cabeza presupuestal que más temprano que tarde se traducirán en mayores impuestos a la clase media (adicionales a los que ya están pagando), esa que según Obama no quiere dañar (y que ya ha dañado).

Por cierto, la FED (el banco central estadounidense) ahora pretende controlar las tasas de interés de largo plazo. Más arrogancia monetaria que no servirá de mucho.

Y en Europa, las cosas no son muy distintas. En el mejor de los casos, los países están haciendo recortes presupuestales y subiendo impuestos (insisto, lo más antiliberal del mundo), y en el peor siguen derrochando y ajustando poco como Grecia. Y lo peor, hay mandatarios como la alemana Angela Merkel (por cierto ante su insistencia de salvarle el pellejo a los banqueros alemanes que irresponsablemente dieron préstamos sin ton ni son al gobierno griego, le está ya costando políticamente en las elecciones) que apoyan el establecer impuestos sobre los flujos de capital (popularmente conocido como impuesto Tobin).

Vaya miopía e ignorancia pensar que el movimiento de capitales es el culpable de la crisis. Lo que deberían hacer los gobiernos que se presten de serios es limitar su tamaño, corregir sus enormes déficits financieros y diseñar leyes para atarles las manos a los políticos, mediante mecanismos de contención y obligación presupuestal que impidan que las finanzas públicas sean seriamente dañadas. Ello implica, claro, no más recursos del contribuyente para rescatar a empresas privadas (con el mito de “demasiado grande para quebrar”).

Antes lo he afirmado, no juego al brujo con su bolita de cristal y de lo único que estoy seguro es que de proseguir con la insistencia de subir impuestos a los que más producen, el no contener la deuda y seguir insistiendo en más y más gasto público, traerá como consecuencias en el futuro, mayores tasas de interés, mayores impuestos y un pobre crecimiento económico (acompañado tal vez de inflación si la FED prosigue con su populismo monetario) que redundará en menor bienestar para el planeta. No es magia, sino pura lógica económica.

Definitivo, a mayor populismo fiscal, mayor deuda, mayores impuestos y menor crecimiento económico.

• Populismo • Política fiscal • Estados Unidos • Crisis europea • Populismo monetario

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus