MARTES, 27 DE SEPTIEMBRE DE 2011
Finanzas estatales

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Isaac L. Sánchez







“Las entidades todo el tiempo quieren más recursos, pero no son transparentes en el uso de los recursos que reciben, se les olvida que como integrantes de una federación tienen beneficios, pero también responsabilidades, les gusta recibir, pero no cobrar.”


En esta ocasión he decidido volver a retomar los temas locales, ya que en mis anteriores colaboraciones me he centrado en problemáticas macroeconómicas. Mi interés se centra en las finanzas estatales: el apoyo de la federación a los estados, la burocracia estatal y los recursos captados por concepto de predial. Temas que se encuentran en el centro del debate en estos días debido a la discusión del paquete presupuestario para el siguiente año.

Respecto al primer punto, primero quisiera indicar una cifra que me parece sumamente preocupante y que es para quitarle el sueño a cualquiera. De acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), por cada peso que gasta un estado, 70 centavos son para mantener a la burocracia. Lo que ha ocurrido en los últimos veinte años en los estados que componen la federación es que cada vez reciben más recursos –nominalmente-, pero no los destinan a actividades centrales para el desarrollo.

Es común ver como los políticos, para ser exactos, los gobernadores de los estados y los diputados federales y locales se quejan de la federación, argumentan que reciben muy pocos recursos. Algo que es parcialmente falso, al menos en lo que va del primer semestre del 2011, las entidades han recibido más recursos respecto a igual periodo del 2010. De acuerdo con la Secretaría de Hacienda (SHCP), tan solo por concepto de participaciones y aportaciones los gobiernos estatales obtuvieron 33 mil 472 millones de pesos más, para sumar un total de 494 mil 797 millones de pesos de enero a junio.

Una gran problema con el actual sistema fiscal mexicano es que las entidades todo el tiempo quieren más recursos, pero no son transparentes en el uso de los recursos que reciben (salvo contadas excepciones), se les olvida que como integrantes de una federación tienen beneficios, pero también responsabilidades, les gusta recibir, pero no cobrar, de hecho ahora con los cambios sugeridos en el paquete presupuestario, se deja la puerta abierta para que las entidades recauden más impuestos, particularmente a las ventas. Entre 2006 y 2010, los impuestos propios generados por los gobiernos locales registraron una contracción de 5%.

Nuevamente, el IMCO, indica que en las entidades de México el gasto corriente guarda una proporción muy alta respecto al gasto total, pues alcanza un 72%. Y a decir de los expertos esto no es tan malo cuando se destina al pago de profesores, médicos, enfermeras, policías, bomberos y rubros similares. El problema surge cuando se revisan las cuentas y se encuentran salarios de funcionarios públicos que distan mucho de corresponder a su productividad. O bien gastos que pudieron haber sido menores, pero que no lo fueron como resultado de la elección de proveedores de gobierno con los costos más altos. Existen razones para mantenerse cautos del crecimiento del gasto corriente.

La federación ha venido mejorando las finanzas públicas durante los últimos diez años, no al ritmo que deseáramos, pero avanza, mientras tanto los estados parecen caguamas (acuño la simpática expresión utilizada por uno de mis alumnos), algunos incluso no avanzan nada se mantienen estancados.

Respecto al segundo tema que apunté al inicio, la burocracia estatal creció más que la federal, de acuerdo con la SHCP. El gobierno de Quintana Roo fue el que registró el mayor crecimiento entre 2003-2009 (15.6%), mismo estado que saltó a la escena pública este año por el incremento de su endeudamiento. Atrás se encontraron Chiapas (10.3%), Michoacán (10%), San Luis Potosí (9.8%), Nuevo León (7.8%), Nayarit (7.8%), Guanajuato (6.8%), Campeche (6.3%), Guerrero (5.8%), Coahuila (5.4%), Oaxaca (5.1%) y Estado de México (5.0%). Los estados con el menor crecimiento de la burocracia fueron: Jalisco (3%), Chihuahua (2.9%), Distrito Federal (2%), Tabasco (1.6%), Yucatán (1.6%), Hidalgo y Morelos (0.7%).   

Respecto al tercer tema, le comento que uno de los impuestos más importantes que recaudan los gobiernos locales es el conocido como predial. Según información presentada por la consultoría AREGIONAL, sólo 10 municipios del país, de una muestra de 70, consiguieron incrementar su recaudación entre el 2005 y el 2009, resultado de su carácter urbano y los altos niveles de desarrollo. Se trata de Nuevo Laredo (Tamaulipas), San Pedro Garza García (Nuevo León), Guasave (Sinaloa), Celaya (Guanajuato), Irapuato (Guanajuato), Naucalpan de Juárez (Estado de México), Chihuahua, Reynosa (Tamaulipas), San Nicolás de los Garza (Nuevo León) y Salamanca (Guanajuato).

Los gobiernos estatales y locales han hecho muy poco para incrementar su porcentaje de recaudación, esto hace que sean muy dependientes de los recursos que les asigna la federación, dicha situación es totalmente indeseable. En el corto plazo los gobiernos subnacionales deben incrementar su capacidad recaudadora, pero más importante que esto es la transparencia en el uso de los recursos públicos, porque hoy en día no sabemos en qué se gastan los recursos que reciben. Obtener más pasa por informar a la ciudadanía el destino de los recursos, pero sobre todo por la presencia y acciones de impacto positivo evidente para la ciudadanía.

En general, al momento de analizar las finanzas públicas estatales y locales, particularmente el gasto, uno de los problemas más graves es la inexistencia de información consistente y homogénea en la comparación entre estados y municipios para varios años. Esto es sumamente nocivo para la rendición de cuentas, la opacidad es el catalizador de la corrupción y el uso de los recursos de todos con fines políticos. Aunque a nivel federal se ha avanzado a nivel local queda un largo camino que recorrer.

• Federalismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus