VIERNES, 30 DE SEPTIEMBRE DE 2011
Apuntalar el mercado interno, ¿cómo?

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)

Arturo Damm
• Contubernio entre poderes

Víctor Hugo Becerra
• México: País de esclavos

Arturo Damm
• Los dos poderes

Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Estos son, por orden de aparición, los pasos a seguir para fortalecer el mercado interno...”


Una y otra vez escuchamos que urge fortalecer el mercado interno, de tal manera que, por ejemplo, si se reduce la demanda estadounidense por productos mexicanos, esa reducción sea compensada con un aumento en la demanda mexicana por esas mercancías: si allá se resta que aquí se sume. De acuerdo, ¿pero cómo se fortalece el mercado interno? ¿Se puede hacer de la noche a la mañana?

¿Qué se pretende con el fortalecimiento del mercado interno? Que aumente la demanda y el consumo de los mexicanos, para lo cual se requiere aumentar los ingresos de los mexicanos, para lo cual resulta indispensable crear más y mejores (más productivos) empleos, para lo cual se debe invertir más y mejor, todo lo cual depende, en última (o primera) instancia, de la competitividad, tanto del país, como de las empresas que operan en él.

Aceptado lo anterior tenemos que los pasos a seguir para fortalecer el mercado interno son, por orden de aparición, los siguientes: 1) elevar la competitividad del país (para que se invierta más) y de las empresas (para que se invierta mejor); 2) que se invierta más (para lo cual la economía mexicana tiene que ser más segura y confiable: más competitiva) y que se invierta mejor (para lo cual las empresas, de todos los sectores de la actividad económica, y de todos los mercados, deben estar sujetas a la mayor competencia posible); 3) que se creen más empleos y, todavía más importante, más productivos (que los trabajadores sean capaces de hacer más con menos); 4) que gracias a los empleos más productivos aumenten, de manera real, los ingresos de los trabajadores; 5) que gracias al aumento en sus ingresos los trabajadores puedan demandar más mercancías y consumir más bienes y servicios. Estos son, por orden de aparición, los pasos a seguir para fortalecer el mercado interno, pasos que conducen, ¡una vez más!, al mismo sitio: las reformas estructurales (desde la laboral, para dinamizar la creación de empleos, hasta la monetaria, para preservar el poder adquisitivo del dinero, más un largo etcétera entre ambas)

Visto desde otro punto de vista el fortalecimiento del mercado interno supone la ampliación de la clase media, ampliación que en México tiene enormes posibilidades, desde el momento en el cual el 51.3 por ciento de la población sobrevive en la pobreza. ¿Cuánto más fuerte no sería el mercado interno si ese 51.3 por ciento de la población que sobrevive en la pobreza fuera clase media, con un trabajo productivo, capaz de generar ingresos suficientes, no solamente para satisfacer las necesidades básicas, sino para ahorrar, ahorro que es el primer paso hacia el progreso económico? ¿Y qué se requiere para que ese 51.3 por ciento de la población que sobrevive en la pobreza se transforme en clase media? El camino, en esencia, es uno solo: mayor competitividad, tanto del país como de las empresas; más y mejores inversiones; más y mejores empleos; más ingresos. ¿No hay otro camino, más corto y/o más fácil? No, no lo hay.

• Cultura económica • Competencia • Reformas estructurales • Productividad / Competitividad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus