Asuntos Económicos
Oct 24, 2011
Godofredo Rivera

Que alguien le diga a los “indignados”...

Recordatorios a los “indignados” de todo el mundo para que vean cuáles son las causas reales de la actual crisis, y no dejarse llevar por los mitoteros socialistas que muy superficialmente culpan de todos los males al capitalismo.

A los indignados estadounidenses les recuerdo:

  • Que históricamente el sistema económico que los llevó a ser la primer potencia económica fue el capitalismo de libre mercado, no la social democracia, ni el socialismo totalitario. ¿O qué, quieren convertirse en países pobres y estancados con dictaduras férreas como Cuba, Corea del Norte ó la desaparecida URSS? ¿O quieren adoptar el modelo europeo de todo regulación, subsidios de la cuna a la tumba, impuestos altísimos (resultado del Estado paternalista, el de la cuna a la tumba), mercados laborales rígidos y desempleo persistente?

  • Que los gobiernos y su creciente intervencionismo en los mercados son el principal causante de la actual crisis.

  • Que con el abandono del patrón oro desde hace décadas,  los ciclos económicos son alterados y pervertidos por los bancos centrales.

  • Que el sistema bancario de reservas fraccionadas sólo induce a los bancos a prestar irresponsablemente en el corto plazo, creando crisis de liquidez y recuperación de carteras en el largo plazo.  En EU no se aprende ó entiende, por qué todas las recesiones involucran siempre una crisis bancaria (la crisis subprime comienza con los bancos de inversión, que luego contaminan a la banca tradicional de captación de depósitos). Los “malosos” no son los banqueros, sino el Banco central que con su sistema de prestador de última instancia sólo incentiva comportamientos de riesgo indeseables (riesgo moral), que en la mayoría de los casos termina con desgraciadas bancas rotas financieras ó embargos masivos de inmuebles.

  • Que la crisis inmobiliaria fue en buena medida inducida por la terquedad de los políticos de que todo mundo tenga vivienda (la vivienda es un bien más en la economía y para adquirirla se requiere de ser productivo, de trabajar duro, de ahorrar  y no de que los gobiernos den “su empujoncito” para que hasta los que menos ganan y trabajan adquieran una casa). Ahí está la crisis de las hipotecarias gubernamentales Freddie Mac y Fanny Mae que acabaron contaminando a todo el mercado inmobiliario, con sus enormes carteras de créditos vencidas y que han terminado por embargos masivos de inmuebles por parte de los bancos privados que participaron en las operaciones de créditos subsidiados de vivienda, avalados por el gobierno (con las hipotecarias arriba mencionadas). Nuevamente, los malosos no son los banqueros, sino los incentivos gubernamentales perversos de adquisición de vivienda.

  • Que el mandato dual de la Reserva Federal de mantener el poder adquisitivo del dólar y garantizar el crecimiento económico es no sólo contradictorio, sino que pervierte a la política monetaria, y ésta deja de ser un instrumento útil y estable para convertirse en un instrumento que sólo profundiza la magnitud de los ciclos económicos. Al auge y al crecimiento económico lo “estimula” creando burbujas de precios que luego revientan (como las crisis de las empresas “punto com” y la reciente caída inmobiliaria) y en el caso en que la economía se “deprime”, o crece más lentamente, la política monetaria dual sólo profundiza la caída y crea luego presiones inflacionarias con tasas de interés al alza que obstaculizan el crecimiento económico. Ese es un futuro escenario en EU de continuar las irresponsables inyecciones monetarias por parte de la FED.

  • Que el gobierno ha sido un verdadero derrochador de recursos, lo que incluye a políticos tanto del partido demócrata como del lado republicano (siendo excepcional el tea party de este partido, “los radicales” ó “populistas” cuyo único pecado es exigir que el gobierno deje de gastar irresponsablemente y cese en su irresponsable crecimiento y tamaño) que han llevado a cabo políticas fiscales irresponsables que tienen sumido a EU en una crisis de deuda que no se veía desde la segunda guerra mundial.

  • Que los constantes estímulos fiscales de Obama no sólo no crean empleos sino que los destruyen. La manera correcta de volver a crear las condiciones para generar empleo es corregir las malas inversiones, que la tasa de interés vuelva a su nivel natural, dejar que la tasa de ahorro crezca y no tratar de mantener el consumo a toda costa, artificialmente, ello sólo agravará más el desempleo.

  • Que el gobierno estadounidense cada vez más obstaculiza el crecimiento económico con regulaciones perniciosas y programas asistencialistas financieramente quebrados como el medicare. Más intervencionismo en medicina, salud y gasto público sólo conlleva a la ineficiencia. Pareciera que el gobierno estadounidense quisiera emular el rancio populismo latinoamericano que ha mantenido en el subdesarrollo y la marginación a esta parte del planeta.

  • Que si quieren recuperación económica ella sólo se dará eliminando los derroches y volviendo a la ortodoxia fiscal y monetaria.

A los indignados europeos les recuerdo:

  • Que su progreso y desarrollo también se debió al sistema capitalista de libre mercado, que paulatinamente fueron frenando su crecimiento cuando introdujeron el Estado de Bienestar socialista.

  • Que su moneda, el euro, nació como un proyecto de “ingeniería social”, lejos de la realidad de poder funcionar como una zona monetaria óptima (aquella en donde por costos de transacción es mejor la existencia de una moneda que de varias).

  • Que los ciclos económicos de las economías europeas estaban desfasados, lo que significó que el Banco Central Europeo (BCE) aplicara la misma política monetaria, independientemente de si un país atravesaba por auge ó recesión.

  • Que el tratado de Maastricht que exigía niveles similares de déficit fiscal (máximo 3%) y endeudamiento (máximo 60% del PIB) lejos de cumplirse, con el tiempo se deterioró a tal grado que ahora casi todos los países miembros de la Unión Europea se parecen, pero en sus excesos, con déficits fiscales que rebasan  el 12% y niveles de endeudamiento que rondan y superan al PIB.

  • Que la crisis del euro comienza a fraguarse en el 2003, antes de la llamada crisis subprime, cuando Alemania, Francia e Italia rompen con la disciplina impuesta por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

  • A principios del siglo XX, se produjo un fuerte aumento del crédito bancario, en un entorno de laxitud monetaria especialmente en la periferia de la Unión Monetaria Europea (Irlanda, Grecia, Portugal y España). Ello llevó a que en conjunción con la expectativa de que el BCE evitaría a toda costa inflaciones elevadas (y el apoyo de naciones más fuertes en casos de crisis), las primas de riesgo cayeran artificialmente, creando un boom de construcción (notorio el caso de España) y consumo insostenibles en el largo plazo.

  • Que la expansión crediticia llevó aumentar aún más los estados de bienestar insostenibles que ahora se están derrumbando y que por ello los socialistas defienden a capa y espada con sus marchas y plantones. Definitivo, podrá más la realidad que los buenos deseos de los utópicos socialistas (ver cómo el gobierno español aumenta la edad de jubilación).

  • En Italia y Grecia, la expansión crediticia se tradujo en aumentos espectaculares de la burocracia, lo que los ha obligado a redimensionar el tamaño de su sector público. El gobierno griego, de plano, en varias ocasiones ha estado a punto de no poder pagar a su platilla laboral burocrática y sólo le han salvado los rescates financieros recibidos por Alemania.

  • En el 2007, los efectos de la expansión crediticia se tradujeron en aumentos de los precios de los factores de la producción en particular la de los salarios, lo que elevó la demanda agregada, obligando al BCE a subir las tasas de interés y reventando con ello la burbuja artificialmente creada. Resultado: múltiples construcciones interrumpidas a falta de ahorros reales que las respaldaran, fin del boom de consumo y tasas crecientes de desempleo.

  • Que las reformas necesarias como la laboral y otras que harían más competitivos a los países periféricos (Europa padece un desempleo muy fuerte, debido a su rígido sistema laboral, en donde es costosísimo despedir, ello desincentiva la contratación de nuevos empleados) han sido pospuestas por la protección que proporciona el euro.

  • La amenaza de una crisis de deuda ha llevado al BCE a romper sus reglas de ortodoxia monetaria y ahora compra deuda pública de los países miembros, fomentando con ello el comportamiento financiero irresponsable (riesgo moral). Al inicio del tratado de la Unión Europea, estaba estrictamente prohibido el rescate financiero de un gobierno a otro (no bailout), no obstante se han encontrado subterfugios y ha sido posible el rescatar financieramente a los gobiernos irresponsables como el griego.

  • Que la crisis causada por la expansión crediticia, ha provocado que activos basura de los bancos sean intercambiados por más y más deuda pública, lo que significa en el futuro mayores impuestos.

  • Que tal vez sea mejor retornar al viejo esquema de monedas flotantes para que los que se portan bien no rescaten a los irresponsables e improductivos.

Por razones de espacio termino con estos recordatorios a los “indignados” de todo el mundo para que vean cuáles son las causas reales de la actual crisis, y no dejarse llevar por los mitoteros socialistas que muy superficialmente culpan de todos los males al capitalismo.

La esencia de todas las crisis económicas las encontramos en el mismísimo Leviatán.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
Termina la era “TLCAN” y comienza la era “T-MEC”. ¿Considera que será suficiente para remolcar a la economía mexicana y hacerla crecer a pesar de que los motores internos están apagados (consumo, inversión, inversión gubernamental)?
Artículos recientes...