LUNES, 19 DE DICIEMBRE DE 2011
Las Normales Rurales comunistas

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Godofredo Rivera







“Desde este tipo de “colegios” lo único que se busca es adoctrinar a los jóvenes en el marxismo y enseñarles que el camino al poder político es la violencia. Lejos de formar educadores, forman futuras pequeñas células de guerrilla que acabarán con una bala en la cabeza. El Estado no puede seguir financiando centros guerrilleros que son un verdadero polvorín de violencia en contra de otros mexicanos.”


Las Normales Rurales son instancias educativas que surgen desde el México posrevolucionario con Álvaro Obregón.

Plutarco Elías Calles y José Vasconcelos (como operador) continúan con este proyecto que inicialmente buscaba crear centros formadores magisteriales que lucharan por eliminar el enorme analfabetismo de la época. Indudablemente hubo educadores honestos que dieron su vida por bien educar a las personas en zonas rurales marginadas que en dicha época eran mayoritarias.

Era el comienzo de un México cuyo proyecto de país era autoritario, vertical, que pretendía educar a las personas desde el mismísimo gobierno. Entonces aparece el cardenismo, y con su proyecto socialista de nación infiltra a distintos funcionarios que pregonaban abiertamente el comunismo. Desde entonces planes y programas de estudio en las llamadas Normales Rurales se transforman radicalmente en proyectos de planificación central, en marxismo abiertamente declarado, en donde todo lo clerical o capitalista apestaba.

En la Ciudad de México se comienza también una radicalización de la educación superior y por primera vez se infiltran los primeros marxistas a los que se suman no pocos refugiados profesores republicanos (comunistas) españoles. Se siembra la semilla para futuros disturbios de inspiración marxista. 1968 es la cuna de este movimiento en la Ciudad de México.

¿Por qué recuerdo esto? Porque la semana pasada una vez más se origina un conflicto en una de las llamadas Normales Rurales del Estado de Guerrero. Estas Normales Rurales hace años fueron secuestradas por movimientos comunistas formadores de guerrilleros asesinos y que se han nombrado y disfrazado de movimientos meramente estudiantiles. Hablo de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México, agrupación cuya filosofía (y el lector lo puede fácilmente constatar si busca información en internet) es abiertamente marxista; buscan no educar, sino adoctrinar, llevar al marxismo al poder, instaurar un régimen de planificación central como el cubano y/o Corea del Norte.

Buscan que el gobierno regrese al control total de la educación, se elimine la propiedad y educación privada, se retome el control sobre energéticos (como si hoy no fuera dominante el gobierno en estas áreas) y se prohíba todo contratista y socio privado de Pemex y CFE (sobra decir que con una acción como ésta, estas empresas ineficientes terminarían por derrumbarse).

Asimismo reclaman que el gobierno no renuncie a sus actividades “esenciales” que consiste en ser rector total de todos los sectores económicos (insisto el lector puede revisar el plan de estos grupos en internet) y eliminar al máximo toda iniciativa de los particulares para emprender pequeños negocios (deberían enterarse que en Cuba hoy se trata de restaurar a la figura del pequeño emprendedor, que reconocen el grave error de haber eliminado a la zapatería, la panadería, al restaurancito, a la carnicería, a la nevería, a la cafetería, al taller mecánico, etc.), para dar pie al colectivismo autoritario y forzoso, ese que decide -a través del Estado- qué color de ropa y tipo de zapatos debe la gente usar, qué libros leer y cuáles no, qué música escuchar y cuál evitar, qué ciudadanos pueden viajar al extranjero y cuáles no, qué países visitar y cuáles repudiar, qué estudiar y en dónde vivir, a qué sitios web entrar, y en general qué poseer y qué no.

Hasta el momento de escribir este artículo dos estudiantes han fallecido producto de heridas de bala que presuntamente hizo la policía estatal (aún no está claro). Lo cierto es que empieza a haber abundancia sólida de que fueron los estudiantes de la propia Normal los que iniciaron el conflicto cerrando carreteras y haciendo explotar una gasolinera (hay testigos, entre ellos el propio encargado de la misma) y provocando con ello pánico y que la policía perdiera el control.

Son las estrategias marxistas-leninistas (como las que se emplearon en 1968), las estrategias de guerrilla para hacerse aparecer como víctimas y dejar al gobierno como el malo de la película.

Desde este tipo de “colegios” lo único que se busca es adoctrinar a los jóvenes en el marxismo y enseñarles que el camino al poder político es la violencia. Qué horror, lejos de formar educadores, forman futuras pequeñas células de guerrilla que acabarán con una bala en la cabeza (de la policía o de ellos mismos, pues cualquier disidencia se castiga al estilo estalinista, con la muerte misma).

Los estados de la República deberían tomar cartas en el asunto y tomar medidas para desaparecer estos centros de insurrección marxista. No deben asignar recursos a quien quiere el poder por la fuerza, y lo peor, implantar un régimen totalitario al más puro estilo maoísta-estalinista. Es como quererse dar un balazo en el pie.

Alguien puede argumentar que son grupos muy localizados y pequeños. Difiero, son efectivamente células muy pequeñas, pero que forman a guerrilleros peligrosos y asesinos como el EPR. Grupúsculos que no dudarán en atacar para sus fines a población civil (los comunistas menosprecian la vida humana, ahí están en la historia sus numerosos experimentos genocidas), como en su momento lo hizo otro grupo comunista y terrorista español, los criminales estalinistas de ETA.

Espero que las autoridades federales indaguen, porque el gobierno de Guerrero, con distintas pifias parece rebasado. Insisto, el Estado no puede seguir financiando centros guerrilleros que son un verdadero polvorín de violencia en contra de otros mexicanos.

El Estado no puede albergar a grupos que buscan instaurar un gobierno totalitario.

Ojo con seguirle guiñando el ojo al estalinista Hugo Chávez.

• Socialismo • Totalitarismo • Impunidad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus