Pesos y contrapesos
Ene 11, 2012
Arturo Damm

Inflación y salario mínimo

Durante los once primeros años del siglo XXI, con relación al Índice Nacional de Precios al Consumidor, el salario mínimo ganó 4.7 por ciento de poder adquisitivo. Sin embargo, con relación al Índice de Precios de la Canasta Básica perdió 5.6 por ciento.

El año pasado la inflación, medida por el Índice Nacional de Precios al Consumidor, integrado por los precios de 283 bienes y servicios, fue de 3.82 por ciento, lo cual dio como resultado, uno, una inflación menor que en 2010 (4.40 por ciento) y, dos, el cumplimiento de la meta de inflación, que es de tres por ciento, más un punto porcentual de margen de error, todo lo cual apunta en la dirección correcta: una inflación menor.

El año pasado el salario mínimo tuvo un incremento nominal de 4.1 por ciento, y real de solamente 0.28, aumento real en el salario mínimo que se calcula restándole al aumento nominal la inflación: 4.1 menos 3.82 igual a 0.28. El incremento real en el salario mínimo de 0.28 por ciento quiere decir que al final del 2011 se compró, con un salario mínimo, solamente un 0.28 por ciento más que al inicio, prácticamente nada, lo cual quiere decir que los más o menos siete millones de mexicanos que ganan dicho salario, al menos por el lado de la adquisición de bienes y servicios en el mercado, prácticamente no elevaron su nivel de bienestar en 2011, todo ello considerando los 283 bienes y servicios cuyos precios integran el Índice Nacional de Precios al Consumidor, que no es el único índice de precios que se puede considerar para responder a la pregunta por la mejora en el nivel de vida de los asalariados.

Además del Índice Nacional de Precios al Consumidor está el Índice de Precios  de la Canasta Básica, integrado por los precios de los 82 bienes y servicios considerados indispensables para llevar una vida digna, Índice de Precios  de la Canasta Básica que durante 2011 registró un aumento muy superior al registrado por el Índice Nacional de Precios al Consumidor: 5.81 por ciento en comparación con 3.82.

Lo anterior quiere decir que, con relación a los precios de los 82 bienes y servicios que integran la canasta básica, en 2011 el salario mínimo perdió 1.71 por ciento de su poder adquisitivo: al final del 2011, de esos 82 bienes y servicios, con un salario mínimo, se compró 1.71 por ciento menos que al inicio del año. Con relación a la canasta básica, en 2011, el bienestar de los más o menos siete millones de personas que ganan el salario mínimo retrocedió.

Durante los once primeros años del siglo XXI, con relación al Índice Nacional de Precios al Consumidor, el salario mínimo ganó 4.7 por ciento de poder adquisitivo. Sin embargo, con relación al Índice de Precios  de la Canasta Básica perdió 5.6 por ciento, sin olvidar que para los más o menos siete millones de mexicanos que ganan el salario mínimo (que este año, en promedio, es de 60.66 pesos) resulta mucho más importante el Índice de Precios  de la Canasta Básica (los precios de los 82 bienes y servicios que la integran) que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (los precios de los 283 bienes y servicios que lo componen).



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Más de 10,000 muertes por Covid-19 en México y la curva sigue en fase ascendente. El INEGI estima con su ETOE en 12 millones el número de personas que han perdido su trabajo, ¿se debe seguir manteniendo la economía cerrada?
Artículos recientes...
Ricardo Valenzuela
• El bien vs el mal
Arturo Damm
• 12.5 millones
Krishna Avendaño
• Desesperación en el imperio
Arturo Damm
• Desconfianza
Arturo Damm
• Visión panorámica