Pesos y contrapesos
Ene 13, 2012
Arturo Damm

Cordero: Un llamado a la irresponsabilidad

Hay frases que ni mandadas a hacer para una contienda electoral, lo cual no quiere decir que no sean, ¡muchas veces!, una tontería. El cumplimiento de las responsabilidades de los padres para con los hijos pasa por la cartera, y un padre responsable es lo primero que tiene en cuenta, por aquello de que los hijos cuestan.

Hay frases que ni mandadas a hacer para una contienda electoral, lo cual no quiere decir que no sean, ¡muchas veces!, una tontería, sobre todo si la democracia electoral ha degenerado en mercado electorero, que es la práctica de ofrecerlo todo a cambio del voto, aunque el candidato no tenga la intención, y probablemente tampoco la capacidad, de cumplir.

Una de esas frases es esta, que twitteó Ernesto Cordero: “El futuro de un niño no lo debe determinar la cartera de los padres”, frase pegadora, pero que no pasa de ser una tontería, entre otras cosas porque es un llamado a la irresponsabilidad. ¿De quiénes? De los padres.

¿De quién es la responsabilidad por mis hijos? Mía. ¿Y qué quiere decir que yo sea el responsable de mis hijos? Que soy el responsable de alimentarlos, vestirlos, darles casa, educarlos, curarlos, etc., etc., etc., todo lo cual depende, ¡obviamente!, de mi cartera. Los hijos cuestan y enfrentar ese costo es responsabilidad de los padres. ¿Y de nadie más? Sí, ¡de nadie más!, afirmación con al cual Cordero no está de acuerdo, y por ello señala que el futuro de un niño no lo debe determinar la cartera de los padres, lo cual quiere decir, y no creo errar en la interpretación, que esa suerte la debe determinar la cartera del gobierno. Si a papá no le alcanza allí está papá gobierno para completar.

Llegados a este punto hay que preguntar de dónde saca papá gobierno el dinero para completar la cartera de papá. De los impuestos, es decir, de obligar a los contribuyentes a entregarle parte del producto de su trabajo, para, con parte de esa parte, completar, en especie (educación, atención médica, alimentación, etc., todo ello provisto por papá gobierno) la cartera de papá. ¿Qué es lo que en realidad hace papá gobierno? Quitarle a unos (contribuyentes) para darle a otros (beneficiarios del gasto gubernamental), es decir, obligar a unos a ayudar a otros o, dicho de otra manera, responsabilizar a unos por las responsabilidades de otros, no habiendo mayor arbitrariedad posible, sobre todo cuando quien la comete es el gobierno, cuya tarea es prohibir que nos hagamos daño unos a otros (hacer valer la justicia) no obligar a unos a beneficiar a otros (imponer la beneficencia), por más que hoy gobernar sea mucho más lo segundo que lo primero (y si no me creen revisen el Presupuesto de Egresos de la Federación).

Buena, para fines electorales, y sobre todo electoreros, la frase de Cordero - El futuro de un niño no lo debe determinar la cartera de los padres – sobre todo si va dirigida a padres irresponsables, quienes creen que, por lo menos, parte de la responsabilidad por los hijos es de alguien más, alguien más que siempre acaba siendo papá gobierno.

Para terminar, insistir: el cumplimiento de las responsabilidades de los padres para con los hijos pasa por la cartera, y un padre responsable es lo primero que tiene en cuenta, por aquello de que los hijos cuestan.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Durante el 1T de 2020 el PIB se contrajo -2.2 % en comparación anual y -1.2% vs trimestre anterior, esto antes de la crisis por el COVID-19. Con esto son 4 trimestres consecutivos con caída, ¿cuándo volveremos a observar crecimiento económico en México?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• ¿Qué sigue a la crisis económica?
Arturo Damm
• El reto
Rodrigo Hernández
• Analfabetismo económico mexicano
Arturo Damm
• Ackerman, ¿victimario?
Ricardo Valenzuela
• La economía cósmica
Arturo Damm
• Decrecimiento, preocupante