VIERNES, 10 DE FEBRERO DE 2012
COFECO y Iusacell

¿Usted cree que el T-MEC será aprobado por el congreso estadounidense este año?
No
No sé



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Arturo Damm
• Comercio exterior

Víctor Hugo Becerra
• ¿EL T-MEC está muerto?

Arturo Damm
• De mal en peor

Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing

Luis Pazos
• AMLO: los buenos y los malos

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“En el momento en que la autoridad cuya función debería ser promover la competencia prefiere usar su fuerza para apoyar a las empresas dominantes, el resultado es cerrar las puertas para tener un país más competitivo.”


La Comisión Federal de Competencia decidió, en una votación dividida tres contra dos, bloquear una inversión por 1,600 millones de dólares de Televisa en la empresa Iusacell de telefonía celular. Si bien la Cofeco tiene como mandato de ley promover la competencia, la consecuencia práctica de esta acción es la de proteger a Telcel, que tiene el 70 por ciento del mercado, y a Teléfonos de México, que acapara el 80 por ciento. Iusacell solamente tiene un 4 por ciento del mercado nacional de telefonía celular. Es una medida así que restringe la competencia.

Lo curioso del caso es que los propios comisionados de la Cofeco señalaron en sus consideraciones que la inversión en Iusacell, que ayudaría a consolidar esta empresa, permitiría una mayor competencia en el sector. Pero después algunos de los miembros de la Comisión votaron de todas maneras en contra de la operación, por considerar que quizá la fusión llevaría en el futuro a algún tipo de colusión de TV Azteca, otra empresa de Grupo Salinas, como Iusacell, y de Televisa.

La verdad es que una colusión entre las televisoras podría generarse en cualquier momento aun si no existiera esta asociación en una empresa de telefonía. Sin embargo, los intereses de TV Azteca y Televisa han estado siempre contrapuestos por una sencilla razón: las dos empresas tienen el interés de obtener la mayor participación posible en el mercado de la publicidad en televisión. Por otra parte, un número relativamente pequeño de anunciantes representa el 80 por ciento de este mercado y se trata de empresas suficientemente fuertes como para poner a competir a las dos televisoras.

La necesidad de aliarse en la telefonía es consecuencia de la posición dominante de Telcel y de Telmex en este mercado. Ningún jugador que no tenga una posición muy fuerte podrá salir adelante frente a unos gigantes de este tamaño.

La decisión de la Comisión Federal de Competencia parece estar hecha para proteger directamente a las empresas del Grupo Carso. Y es una lástima. En el momento en que la autoridad cuya función debería ser promover la competencia prefiere usar su fuerza para apoyar a las empresas dominantes, el resultado es cerrar las puertas para tener un país más competitivo.

Un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) dado a conocer la semana pasada señaló, precisamente, los costos para México de tener una concentración tan grande en el mercado de las telecomunicaciones. Yo en lo particular pienso que deben tomarse medidas para abrir a una mayor competencia todas las actividades dentro de este mercado. Los reguladores deben permitir una mayor flexibilidad, por otra parte, en el otorgamiento de distintos servicios en estos tiempos en que el mundo avanza en la convergencia digital.

Pero los mercados clave en estos momentos son la telefonía celular y el internet, que son aquellos en los que Iusacell ofrece una competencia a las empresas del Grupo Carso. El que la Comisión Federal de Competencia cierre las puertas a esta competencia no es sólo paradójico sino lamentable.

• Competencia • Telecomunicaciones • Monopolios

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus