Pesos y contrapesos
Feb 17, 2012
Arturo Damm

La fantasía de la gratuidad

Cuando a los políticos se les llena la boca hablando de la gratuidad, lo que realmente hacen es hacer caravana con sombrero ajeno, como si de su bolsillo salieran los recursos, cuando la realidad es que lo que los gobernantes hacen es quitarle a unos para darle a otros.

Una de las fantasías que aqueja a los políticos, sobre todo a los de la izquierda, sin olvidar que hoy los de la derecha tienen más de izquierdistas que de derechistas, es la gratuidad, palabra con la cual intentan conquistar votantes, gratuidad que abarca desde la educación hasta la atención médica, gratuidad que no pasa de ser, porque no puede pasar de serlo, una fantasía, y no puede pasar de serlo porque resulta imposible, lo cual quiere decir que, si para alguien algo resulta gratuito, a alguien más se le obligó a pagar. Y ojo: no escribo alguien más pagó, pago que pudo haber sido voluntario, no habiendo entonces ningún problema, sino a alguien más se le obligó a pagar, pago que entonces fue exigido bajo coacción, por medio del cobro de impuestos, lo cual plantea varios problemas, desde económicos (¿qué tan eficaz resulta?) hasta éticos (¿es justo?).

Muestra de la preferencia de los políticos por la gratuidad la tenemos, una entre muchas otras, en un twit de Graco Ramírez, quien se presenta a sí mismo en su cuenta de Twitter (@gracoramirez) como “Demócrata de izquierda y precandidato a Gobernador de Morelos por el Movimiento Progresista”, twit en el cual señaló, hace un par de días, y lo cito con todo y faltas de ortografía, ¡qué vergüenza!, lo siguiente: “El concierto de Tania Libertad sera (sic) en el zocalo (sic) sera (sic) gratuito. La cultura derecho de los ciudadanos” ¿Realmente fue gratuito el mentado concierto? No, y no hay que confundir el hecho de que a los asistentes no se les haya cobrado, con el hecho de que el concierto haya sido, en el sentido literal del término, es decir, sin costo alguno, gratuito, cosa muy distinta. Ahora bien, si el concierto tuvo costos, ¡y los tuvo!, y si a los asientes no se les cobró por asistir, entonces una de dos: o alguien distinto de los asistentes cubrió voluntariamente los costos (por ejemplo: Tania Libertad, si cantó gratis), o a alguien distinto de los asistentes se le obligó a cubrir los costos (por ejemplo: a los contribuyentes si del erario público se tomó el dinero para pagarle a la cantante).

Cuando a los políticos se les llena la boca hablando de la gratuidad, sobre todo si se les debe a ellos, lo que realmente hacen es hacer caravana con sombrero ajeno, como si de su bolsillo salieran los recursos para hacer posible que algunos bienes y servicios se les ofrezcan gratuitamente a algunos ciudadanos, cuando la realidad es que lo que los gobernantes hacen es quitarle a unos para darle a otros. No hay que olvidar que el gobierno nunca puede darle todo a todos, razón por la cual termina dándole algo a algunos, y ese algo, que a algunos les da, previamente se lo tuvo que haber quitado a otro, quita que realizan todos los gobernantes, de derecha, centro o izquierda, ¡incluso algunos que se llaman liberales!, lo cual es el colmo del cinismo y/o de la ignorancia.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Durante el 1T de 2020 el PIB se contrajo -2.2 % en comparación anual y -1.2% vs trimestre anterior, esto antes de la crisis por el COVID-19. Con esto son 4 trimestres consecutivos con caída, ¿cuándo volveremos a observar crecimiento económico en México?
Artículos recientes...
Ricardo Valenzuela
• La economía cósmica
Arturo Damm
• Decrecimiento, preocupante
Arturo Damm
• Cifras
Víctor Hugo Becerra
• México: ¡Exprópiese!
Arturo Damm
• ¡Ya basta de abusos!
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos funestos