VIERNES, 27 DE ABRIL DE 2012
Nueva regulación para las drogas

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Santos Mercado
• El capitalismo lo inventaron las mujeres

Arturo Damm
• Tasa a la baja

Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Arturo Damm
• Desempleo

Luis Pazos
• Viacrucis en el IMSS

Luis Pazos







“Hay que buscar un nuevo tipo de regulación coordinada entre los países consumidores y productores, mediante la cual le quiten una tajada del mercado al crimen organizado.”


La palabra legalización ha sido interpretada como una liberación completa de las drogas, por lo que muchos gobernantes se oponen a esa interpretación de legalización. No se trata de pasar de una prohibición total de más de 400 drogas, entre ellas la mariguana, la cocaína, el opio y otros cientos más de nuevas drogas sintéticas, a un mercado libre de todas.

En el caso de las drogas, actualmente prohibidas, ya no debemos hablar de legalización, sino de una nueva regulación, la que debe: (1) Reconocer que los adictos son enfermos que necesitan curarse, (2) Abrir canales legales de consumo supervisado de drogas, paralelos a los ilegales, para que los adictos dejen de ser rehenes de los narcotraficantes, (3) Uno de esos canales deben ser hospitales y clínicas donde apliquen ciertas drogas prohibidas a cambio de que el adicto se comprometa a entrevistarse con psicólogos, como ya se ha hecho con éxito en algunas clínicas en California, Canadá y Europa.

Mediante esa nueva regulación, además de ayudar a los adictos, se les quita mercado a los narcotraficantes, quienes no solo reciben dinero de los adictos, sino explotan a mujeres, obligándolas a prostituirse y a los hombres a robar y a convertirse en narcomenudistas.

Tanto en Estados Unidos como en México, las cárceles están llenas de delincuentes relacionados con la droga. Por ejemplo, en Detroit cerca del 90% de los asesinatos se originan por enfrentamientos entre bandas de narcotraficantes o por adictos que buscan dinero para la droga.

Hay que buscar un nuevo tipo de regulación coordinada entre los países consumidores y productores, mediante la cual le quiten una tajada del mercado al crimen organizado. Muchos consumidores de droga pobres o de clase media son obligados a delinquir para comprar sus dosis, que podrían consumir en clínicas y hospitales, si están dispuestos a asistir a sesiones que los ayuden a superar esa enfermedad.

• Drogas • Inseguridad / Crimen

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus