Pesos y contrapesos
May 18, 2012
Arturo Damm

PIB al primer trimestre, ¡bien!

Ojalá que estos buenos resultados en materia de PIB no se conviertan en un pretexto para seguir posponiendo las reformas estructurales.

El INEGI informó que durante el primer trimestre del año el PIB (la producción de bienes y servicios, y por ello también la generación de ingreso) creció, a tasa anual (comparando el primer trimestre de 2012 con el mismo trimestre del año anterior: primero de 2011) 4.6 por ciento y, de manera desestacionalizada (comparando el primer trimestre de 2012 con el trimestre inmediatamente anterior: cuarto de 2011), 1.3 por ciento, lo cual supone, en ambos casos, buenos resultados. A lo largo del primer trimestre de 2011 el PIB creció, a tasa anual, 4.4 por ciento; un año después, primer trimestre de 2012, lo hizo a una tasa mayor, del 4.6 por ciento. Durante el último trimestre de 2011, de manera desestacionalizada, el PIB registró un crecimiento del 0.7 por ciento; un trimestre después, primero de 2012, el crecimiento del PIB fue del 1.3 por ciento. Tanto en términos anuales, como en los desestacionalizados, el PIB del primer trimestre del 2012 registró resultados positivos, en el sentido de que, en cualquiera de las dos mediciones, creció más de lo que lo venía haciendo, lo cual apunta en la dirección correcta.

¿Cuál fue, en términos anualizados, el crecimiento promedio del PIB en los cuatro trimestres anteriores (del tercero de 2007 al segundo del 2008) al inicio de la recesión del 2009 (que comenzó en el tercer trimestre del 2008)? 2.87 por ciento (3.5 y 3.6 por ciento, respectivamente, tercer y cuarto trimestre de 2007; 2.0 y 2.4 por ciento, respectivamente, primer y segundo trimestre del 2008). ¿Cuál fue, en términos anualizados, el crecimiento promedio del PIB en los últimos cuatro trimestres, ya superado el efecto “rebote” (crecimiento por arriba de lo normal) que siempre genera, al llegar a su fin, una recesión? 3.97 por ciento (3.1, 4.3 y 3.9 por ciento, respectivamente, segundo, tercer y cuarto trimestre de 2011; 4.6 por ciento primer trimestre del 2012), cifra que se aleja del crecimiento promedio anual del PIB de 2001 a 2011, y que fue del 1.89 por ciento, lo cual sin duda alguna es una buena noticia, que podría ser mucho mejor si, ¡va de nuevo!, se llevaran a cabo las reformas estructurales que se requieren para apuntalar la competitividad del país, de la cual depende cuánto se invierte, inversiones de cuya cantidad depende qué tanto aumentan, de manera directa, la producción de bienes y servicios, y la generación de ingreso, e, indirectamente, la creación de empleos.

Ojalá que estos buenos resultados en materia de PIB no se conviertan en un pretexto para seguir posponiendo las reformas estructurales - “Ya ven, el PIB hoy está creciendo más de lo que lo hacía antes de la recesión del 2009, y todo ello sin reformas” – y sí sea la razón para, ¡de una buena vez por todas!, llevarlas a cabo - “Si sin las reformas hoy el PIB crece más de lo que crecía antes de la recesión del 2009, ¡cuánto más crecería si se sacaran adelante las reformas estructurales” -. ¿Qué irá a ser?



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El gobierno es un mal necesario

Thomas Paine
Entrar
Encuesta de la semana
Datos al cierre de enero: la inversión cae a lo largo de 12 meses y el consumo está virtualmente estancado. ¿Considera que en México existen las condiciones para crear 2 millones de empleos en los siguientes 9 meses?
Artículos recientes...
Isaac Katz
• El discurso
Arturo Damm
• AMLO, deudófobo
Asuntos Capitales
• Inversión Fija Bruta
Víctor Hugo Becerra
• López Obrador: La gran estafa
Arturo Damm
• Consumo solidario
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos