VIERNES, 15 DE JUNIO DE 2012
Productividad: El gran reto

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)

Arturo Damm
• Contubernio entre poderes

Víctor Hugo Becerra
• México: País de esclavos

Arturo Damm
• Los dos poderes

Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La falta de productividad afecta a buena parte de los agentes económicos, pero no a todos.”


Afirma Luis Rubio que “la productividad es un concepto que resume el conjunto de retos que caracterizan a una sociedad”, y que la misma consiste “en producir más con menos recursos, es decir, optimizando el uso de energía, mano de obra, infraestructura y materias primas para satisfacer al mayor número de personas”, productividad que encuentra su razón de ser en la escasez, en el hecho de que no todo alcanza para todos, y menos en las cantidades que cada uno quisiera, lo cual quiere decir que siempre habrá insatisfechas desde necesidades hasta gustos, siendo más importante satisfacer necesidades básicas, que son aquellas que, de quedar insatisfechas, atentan contra la salud o la vida del ser humano, que gustos excéntricos, que son aquellos que, de quedar insatisfechos no atentan, ni contra la salud, ni contra la vida, lo cual no quiere decir que no tengan justificación.

La mejor satisfacción posible de carencias que van, desde las necesidades básicas, hasta gustos excéntricos, depende de la capacidad para hacer más con menos, es decir, de la productividad, misma que es el talón de Aquiles de la economía mexicana. Nuevamente Rubio: “Si aceptamos que la productividad es el objetivo a lograr, el país parece estar diseñado para impedir su crecimiento” y, hasta el momento, no ha aparecido quien pueda eliminar los lastres y obstáculos que impiden dicho crecimiento, que imposibilitan la creación de las condiciones para que, de entrada, los hijos del 50 por ciento de los mexicanos que hoy sobreviven en la pobreza puedan convertirse, gracias al esfuerzo propio, no a la redistribución gubernamental, en clase media, con capacidad, ¡sobre todo!, de ahorro, que es la llave del progreso económico.

“Elevar la productividad general de la economía - continúa Rubio -, va a requerir enfrentar obstáculos, es decir, poderosos intereses que hoy se benefician del statu quo: de que todo esté paralizado”, lo cual nos lleva a preguntar si quien gane las próximas elecciones será capaz de hacer que la economía mexicana avance por el camino de la productividad, pregunta que tiene su razón de ser a partir de esta otra: ¿qué compromisos contrajo el ganador de la presidencia, ni más ni menos, que con el mentado statu quo, en general y, en particular, con los grupos de intereses pecuniarios, desde sindicatos hasta grupos empresariales, que se benefician del actual estado de cosas, comenzando por la falta de la productividad?

La falta de productividad afecta a buena parte de los agentes económicos, pero no a todos; afecta a todos los consumidores, pero beneficia a algunos grupos de productores, bien organizados, con capacidad de cabildeo, a quienes no les conviene que las cosas cambien, porque se benefician del mercantilismo que todavía se practica, mercantilismo que defenderán a capa y espada, defensa que puede no resistir quien llegue la presidencia, presidente cuya tarea principal - y en esto concuerdo cien por ciento con Rubio - deberá ser hacer lo que legítimamente le toca al gobierno para elevar la productividad. Todo dependerá de los compromisos contraídos.

• Problemas económicos de México • Productividad / Competitividad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus