VIERNES, 29 DE JUNIO DE 2012
Nueva pesadilla: Pejágoras y anexos

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Fernando Amerlinck







“Las finanzas públicas responsables tienen que manifestar la irresponsabilidad de no usar el dinero y la máquina de imprimirlo para apuntalar el desarrollo, con la falsa noción de que eso provoca inflación.”


Ya estoy harto de pesadillas, por más que varios amigos me reclamen por no narrarlas. ¡Pos si no son de ellos! Pero en fin. Una nueva pesadilla me asaltó, a manos de Nefastóteles y un colega suyo. Sale más barato a dúo, parecían decir…

Ni modo. Asaltó mis sufridos sueños el maestro Pejágoras, matemático eximio (malpensados: nada que ver con un ex simio; la calidad de simio no desaparece). Experto en cuentas precisas, obedece el precepto del antiguo Sócrates hace 2,500 años: “No puede entrar a mi academia quien no sea geómetra”. Sólo siendo practicante preciso de las ciencias de la medición logró Pejágoras ingresar a la escuela místico-científica del finado Appócrates, mentor epónimo de las y los coordinadoras de trabajadores de la educación.

Total que Pejágoras invadió mis plácidos y felices sueños: sueño con un país decente, productivo, libre y habitado por demócratas (no por democráticos). Un país respetuoso de la diversidad. Un país que no haga juicios infundados y temerarios que descalifiquen a adversario alguno. Un país sereno en la paz, no en el odio y el resentimiento. Un país unido en la concordia. Buen sueño pero ¡ah! ¡las pesadillas y los pesadilleros…!

Y vaya que siento las pesadillas. Las vivo. Las sufro. Sólo me resta el consuelo de narrarlas. Con Pejágoras y Nefastóteles sostuve esta conversación:

Yo: ¿Quiénes, por ventura, sois, inmundos visitantes? Ah, a uno conozco, pero más sapiencia nueva he menester, si llegas tan mal acompañado.

Nefastóteles: Yo soy aquél que cada noche te persigue; yo soy aquél que por ilustrarte ya no vive. Yo soy aquél en quien debes tener morena esperanza en el cambio ora sí que verdadero. Te presento al gran Pejágoras, matemático, aritmético y mimético de renombre.

Pejágoras: Aciertas, ignorante vasallo, aunque te equivoques. Acompaño a mi colega en la noble empresa de ilustrarte en ciencias ora sí que exactas. Soy financiero y presupuestador de honestidad valiente. Hago cuentas no alegres sino amorosas y felices y cuento votos en las elecciones en que por patriotismo y no por masoquismo, ni modo que piérdamos.

Y: ¡Aviado estoy! Supongo que no me explicarás cómo diste a tu discípulo Macaco la manera de ahorrar 300 mil millones de pesos sólo en sueldos, celulares, viajes y viejas.

P: ¡Bien decía mi gran colega que eras corto de entendederas y de escuhaderas! Poco atento eres, si cuenta no te has dado de que ya tengo todo listo. Que está todo en orden. ¿Qué no me tienes confianza? ¿No sabes que el mío es el único proyecto ora sí que progresista? Con todo respeto, eres un pobre tontejo.

Y: Lástima que no te mires al espejo.

P: Mala rima. Pero no podrás criticar mis números ni cómo puedo aumentar el bienestar social y atender a los jóvenes y ahorrar millones y millones y dar dinero pero no a los que mandan en este país sino a las clases necesitadas y bajar la gasolina sin subsidiarla pero liberando recursos para apoyar su precio que como verás no es lo mismo que los subsidios y no aumentar impuestos pero que pague más el que más gane y sólo entonces subir impuestos pero no aumentarlos porque no es lo mismo y no contratar deuda y sí usar los ahorros para el desarrollo nacional y así liberar recursos para que los electricistas renueven su fuente de trabajo pero sin subsidiar la luz y bajando tarifas y apoyando con dinero público a los electricistas pero sin subsidiarlos porque no es lo mismo y utilizando los activos del Banco de México para utilizar las reservas en el desarrollo porque verás que son lo mismo los activos de las reservas que los pasivos de las reservas y la autonomía del Banco de México es intocable y no puede admitir excepción alguna salvo que se niegue a usar las reservas para apuntalar el desarrollo de México bajo una visión de bienestar colectivo que mire los grandes intereses nacionales porque no hay que ser y entonces ora sí que

Y: No te entiendo pero es lo de menos. Explícame cómo vas a ahorrar 300,000 millones bajando sueldos, cuando si despidieran a todos y el país se quedara sin empleados de alto nivel, se ahorrarían 2,000, no 300,000. Tus cuentas checan pero no cuadran.

P: No te hagas bolas. Soy partidario de la libertad. Mis cuentas no sólo checan sino que cuadran. Reparte el presupuesto de casi 4 billones y le darás $11,000 no sólo a todos sino a cada uno.

Y: ¿Pero si eres experto en aritmética, de dónde sacas esos números? Sólo que de tus largas mangas.

N: La aritmética mimética y las matemáticas temáticas, la exactitud flexible y la precisión heurística no son tu fuerte, pobre infeliz que no entiendes las altas alturas de la ciencia científica y la exactitud exacta pero no llegas a comprender la metaritmética y la saquetemática según la realidad posmoderna en que lo absoluto es relativo, la verdad es sospechosa porque es neoliberal y la ignorancia da fuerza porque la igualdad numérica real indica que algunos números son más iguales que otros y esto te lo informo porque necesitas entender que eres un pobre ignorante si no estás tomando notas de lo que te digo porque

P: Mi colega Nefastóteles ha hablado con toda razón metamatemática y es importante saberlo porque las finanzas públicas responsables tienen que manifestar la irresponsabilidad de no usar el dinero y la máquina de imprimirlo para apuntalar el desarrollo, con la falsa noción de que eso provoca inflación.

Y: Mala rima.

P: Peor pa ti si no estás a la altura de la alta ciencia numérica de los números elásticos, la contabilidad creativa y las finanzas sanas que se calientan como sólo los gobiernos saben hacerlo sin temor a que ahora produzcan los mismos resultados que en las fallidas experiencias anteriores porque quienes fueron irresponsables con las finanzas públicas no tenían un proyecto progresista ni

Y: ¡Me doy! ¡Déjenme dormir y seguir soñando sin ustedes!

P. y N.: Pus ái te lo haiga porque ya verás que teníamos razón y que mandaremos al basurero de la historia las políticas antiprogresistas y retardatarias y entreguistas que

Y los espectros espectrales hicieron mutis. Amanecía; invadió el sol mi balcón. Me despertó una curiosa luz. Dejé de soñar con México pero ahora parecía que —bajo un color u otro— podremos construirlo siempre y cuando no sigamos los dictados de las pesadillas. A unos días de la Madre de Todas las Decisiones, pensé que por fin ella, mujer dormida, habría de dar a luz. ¿Será?

• Demagogia • PRD • Elecciones México 2012

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus