Asuntos Económicos
Jul 3, 2012
Godofredo Rivera

Algunas lecciones de la elección presidencial

Algunos distraídos creen que López ya es serio y demócrata y aceptará su derrota. Claro que no, ya no reclamará fraude total pero sí inequidad, para justificar su derrota.

La pasada elección presidencial nos deja algunas lecciones:

  • Las encuestadoras no conocen a la opinión pública (nadie la conoce, como antes lo he señalado, a menos que se sea partidario de la planificación central, en donde desde un escritorio un burócrata cree conocer las opiniones y preferencias de TODOS los ciudadanos y consumidores) como algunos encuestólogos nos querían convencer. Ahí está su cruda realidad cuando le daban a Peña dos dígitos de ventaja (algunas llegaban al ridículo de darle a Peña hasta 20 puntos porcentuales delante de su más cercano contendiente). Las encuestas, cuando útiles, sirven más y mejor al sector privado (si están metodológicamente bien hechas) para iniciar negocios o ver errores, corregir e innovar por parte del empresario; en la política, si checamos la historia, las encuestadoras están llenas de fracasos monumentales. Desconozco por qué algunos medios de comunicación y políticos les pagan un dineral, elección tras elección, ¿será que es hora de una vez por todas de revisar cómo se financian los partidos políticos a costa de los contribuyentes?

  • Las encuestadoras daban a Peña carro completo, el control absoluto del Congreso. Por fortuna no será así. La historia (y no me refiero sólo a México, sino al resto del mundo) nos demuestra que cuando algún partido político tiene control total absoluto del Congreso, sobreviene la debacle financiera, o peor aún, la dictadura de las mayorías. Si queremos mayor eficiencia política del aparato legislativo, la respuesta no está en el Congreso con mayoría absoluta, como algunos politólogos bisoños creen, sino en la reelección de legisladores (hay que revisar seriamente la literatura en materia de teoría de juegos cooperativos y no cooperativos).

  • Ninguna televisora impone candidato a la presidencia (como López tercamente alega). Ya quisieran, como cuando en el 2006 nos quisieron imponer a López en la presidencia. Peña, aún si fuera cierto que era el favorito de las televisoras, no gana por ellas, sino por el enojo de los ciudadanos del norte del país respecto de la política anti drogas de la actual administración (ver el voto norteño).

  • López Obrador no está muerto, sigue vivito y coleando (6 o 7 puntos detrás del puntero Peña) y seguirá siendo un peligro para México, a menos que la izquierda mexicana decida sacudirse del caudillismo, cosa que seriamente dudo, dado los números que obtuvieron los partidos comunistas PT y Convergencia. Algunos distraídos creen que López ya es serio y demócrata y aceptará su derrota. Claro que no, ya no reclamará fraude total (haría el completo ridículo si sus asesores le aconsejan esta respuesta) pero sí inequidad, para justificar su derrota. Su aliado 132 estará a la orden de su padre pejista.

  • El PAN debe corregir su arrogancia en el poder y reconocer errores, especialmente el de copiar los populismos de los partidos de izquierda. En materia de guerra al narco, lo mismo, varias estrategias del Presidente Calderón estaban condenadas al fracaso, aún cuando sea cierto que el Presidente no inició la actual espiral de violencia. El nuevo presidente debe revisar profundamente si lo más importante es cuidarle la espalda a los gringos en materia de narcóticos. Y no seamos imbéciles, no estoy hablando de pactar con el crimen organizado, sino como lo he señalado reiteradamente en este espacio, hay que prestar más atención a crímenes como el secuestro, la extorsión y el asesinato, que al decomiso per se de drogas, como tercamente quiere nuestro vecino del norte.

  • El sistema electoral mexicano es de primer mundo, y el margen de fraude y error es muy reducido, ojalá lo entiendan de una vez por todas la izquierda radical que apoya a López.

  • Es hora de cambiar la absurda ley electoral del 2007 que sólo beneficia a la partidocracia y nos deja al margen a los ciudadanos para opinar en los medios de comunicación masivos.

Los anteriores puntos sólo son algunas lecciones que nos dejan las pasadas elecciones. Seguiré escribiendo al respecto.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
¿Qué problema se debe resolver de manera prioritaria?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Cifras
Víctor Hugo Becerra
• México: ¡Exprópiese!
Arturo Damm
• ¡Ya basta de abusos!
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos funestos
Arturo Damm
• ¿Cómo es posible?