VIERNES, 6 DE JULIO DE 2012
Elecciones ¿democráticas?

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“Ante el regreso del PRI a la Presidencia hay quienes temen que volvamos al siglo pasado. No necesariamente, depende si Peña Nieto mantiene privilegios a sindicatos y grupos que se oponen a los cambios que México necesita.”


En el siglo XX vivimos lo que Vargas Llosa llamó “la dictadura perfecta”. Un partido gobernó México durante 70 años con un ropaje de democracia, pero en realidad no había elecciones democráticas. Ante el regreso de ese partido a la Presidencia hay quienes temen que volvamos al siglo pasado. No necesariamente, depende si Peña Nieto mantiene privilegios a sindicatos y grupos que le ayudaron en su campaña, que se oponen a los cambios que México necesita, o decide cumplirle a la mayoría de los mexicanos sobre esos grupos.

La herencia del PAN de dos sexenios: libertad de expresión, crítica libre al Presidente, ley de transparencia, respeto al poder legislativo y judicial y finanzas públicas sanas, dificultan, si mantiene Peña esos adelantos democráticos, implementar las mismas políticas del siglo pasado y llevar al Gobierno Federal nuevamente a la opacidad, a un control sobre los otros dos poderes y los medios de comunicación, a varios de los cuales en estas elecciones no los amenazaron, sino se los ganaron a “billetazos”.

Hubo record de dinero en la campaña de Enrique Peña Nieto, 20 estados aportaron millones en efectivo, compra de votos y un ejército que trabajó en la campaña de tiempo completo, pagados con recursos de gobiernos estatales. Millones de mexicanos votaron a cambio de dádivas o por convicciones personales, pero no sabemos cuáles por un motivo  y cuáles por otro, pero votaron en las urnas por Peña Nieto. Y el que recibe más votos en una elección democrática, sea por convicción o interés, legalmente gana.

Las violaciones a las leyes electorales documentadas, hasta ahora, no dan para hablar de una elección espuria, fue legal en base al marco jurídico que nos rige. Aunque tampoco constituyó una elección perfectamente democrática y ética, la cual se dará el día que muchos mexicanos pobres no vendan su voto por un plato de lentejas, varios ricos no aporten recursos a cambio de contratos y privilegios, y la mayoría anteponga principios a dádivas.

• Reformas estructurales • PRI • Elecciones México 2012

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus