El Econoclasta
Jul 31, 2012
Isaac Katz

Milton Friedman

Todo aquél que desee el progreso económico, la maximización del bienestar individual y el de la sociedad tiene que ser, simultáneamente, un defensor y promotor de la libertad.

Hoy se cumple el centenario del nacimiento de Milton Friedman, uno de los más grandes economistas del siglo XX y heredero de la tradición liberal de David Hume, Adam Smith, John Locke y John Stuart Mill. Profesor Emérito de la Universidad de Chicago, investigador del Instituto Hoover en la Universidad de Stanford, fundador junto con Friedrich Hayek, Karl Popper, Ludwig Von Mises y George Stigler de la Mont Perelin Society y Premio Nobel de Economía en 1976.

Dentro de su extensa obra destacan tres líneas. La primera, su investigación sobre la teoría del consumo; la segunda, sus contribuciones en teoría y política monetaria; y, la tercera, su ferviente defensa e impulsor de la libertad individual y del libre mercado como fuente de bienestar individual y de desarrollo económico.

En la primera, su obra A Theory of the Consumption Function, desarrolla el concepto de ingreso permanente para explicar el comportamiento de los consumidores en lo que respecta a las decisiones para la adquisición de bienes de consumo duraderos e inclusive la decisión de tendencia de activos financieros, incluido el dinero. Los individuos, cuanto evalúan si adquieren un bien de consumo durable (casas, automóviles, muebles, etcétera), no lo hacen en función de su ingreso corriente sino del permanente, medida del ingreso que se abstrae de los ciclos económicos y que refleja el valor de la riqueza que poseen los individuos y la sociedad en su conjunto.

En cuanto a la segunda, sus contribuciones en el área de la teoría y política monetaria son enormes y de gran trascendencia. Destacan en esta área de la economía sus trabajos A Monetary History of the United States, escrito junto con Anna Schwartz, “The Optimum Quantity of Money”, “The Quantity Theory of Money – A Restatement”,”A Theory of Nominal Income”, A Program for Monetary Stability, “The Role of Monetary Policy”, “The Case for Flexible Exchange Rates” y su lectura Nobel “Inflation and Unemployment”. De su investigación en materia monetaria se desprende una gran lección: la principal función de un banco central es mantener la estabilidad de precios como condición para un crecimiento económico sostenido; no se puede utilizar la política monetaria como un instrumento para impulsar el crecimiento económico ya que de tratar de hacerlo el resultado es una mayor inflación, misma que termina por desincentivar el crecimiento de la economía. Un banco central nunca puede controlar variables reales como la tasa real de interés, el tipo de cambio real, la tasa de desempleo o el ingreso real; esas variables se determinan por las condiciones estructurales de la economía y tratar de utilizar la política monetaria para alterarlas solo introduce graves distorsiones.

En la tercera área, tal vez la más conocida, Friedman siempre se destacó por su defensa de la libertad individual y en contra de la intromisión del gobierno en áreas que no le competen. Él fue un gran defensor de una economía de mercado como el sistema económico más eficiente para la asignación de recursos y para, a través de la interacción voluntaria de los individuos en mercados que operen en competencia, lograr el objetivo de la maximización del bienestar individual y el de la sociedad. En esta área hay dos obras que destacan, Capitalism and Freedom y Free to Choose, escrito junto con su esposa Rose.

El legado de Milton Friedman es sin duda enorme. Todo aquél que desee el progreso económico, la maximización del bienestar individual y el de la sociedad tiene que ser, simultáneamente, un defensor y promotor de la libertad.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
Termina la era “TLCAN” y comienza la era “T-MEC”. ¿Considera que será suficiente para remolcar a la economía mexicana y hacerla crecer a pesar de que los motores internos están apagados (consumo, inversión, inversión gubernamental)?
Artículos recientes...