Pesos y contrapesos
Ago 1, 2012
Arturo Damm

Milton Friedman

En vez de hacer un elogio de Friedman, voy a dejar que él mismo nos hable, citando quince de sus frases más conocidas y controvertidas.

Ayer, 31 de julio, se cumplieron cien años del nacimiento de uno de los grandes economistas de la historia, Milton Friedman, quien obtuvo el Premio Nobel de Economía en 1976, y quien, además de sus aportaciones científicas a la economía, fue un destacado divulgador del liberalismo, es decir, del sistema económico, político y social basado en el respeto, ante todo gubernamental, a la libertad individual, a la propiedad privada y a la responsabilidad personal, divulgación del liberalismo que llevó a cabo, sobre todo, en sus libros Capitalismo y libertad, de 1966, y Libertad de elegir,  de 1980,lecturas por demás pertinentes en estos días de tanta confusión intelectual.

En vez de hacer un elogio de Friedman, voy a dejar que él mismo nos hable, citando quince de sus frases más conocidas y controvertidas.

I.- Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas. II.-Estoy a favor de reducir impuestos bajo cualquier circunstancia y por cualquier excusa, por cualquier razón, en cualquier momento en que sea posible. III.-Uno de los más grandes errores es juzgar a las políticas y programas gubernamentales por sus intenciones, en vez de hacerlo por sus resultados. IV.- El hombre libre no se pregunta, ni qué puede hacer su país por él, ni qué puede hacer él por su país. V.- Los gobiernos nunca aprenden, sólo la gente aprende. VI.- Las únicas sociedades que han sido capaces de crear una prosperidad relativa ampliamente extendida han sido aquéllas que han confiado principalmente en los mercados capitalistas. VII.- Sólo el gobierno es capaz de coger un papel perfectamente bueno, cubrirlo con tinta perfectamente buena y hacer una combinación absolutamente banal. VIII.- La solución gubernamental de un problema es habitualmente tan mala como el mismo problema. IX.- Los grandes avances de la civilización, ya sean en arquitectura o pintura, en ciencia o literatura, jamás han venido de un gobierno central. X.- Cualquier amigo de la libertad ha de revolverse como lo hago yo contra la perspectiva de convertir a los Estados Unidos en un campo armado, por la visión de las cárceles repletas por consumidores de drogas y por un ejército de burócratas con el poder de invadir la libertad de los ciudadanos, basándose en una evidencia somera. XI.- No hay nada tan permanente como un programa gubernamental temporal. XII.- La historia sugiere que el capitalismo es condición necesaria de la libertad política. Claramente no es condición suficiente. XIII.- Mucha de la energía del trabajo político se dedica a corregir los efectos de la mala administración del gobierno. XIV.- Muchos desean que el gobierno proteja a los consumidores. Un problema mucho más urgente es el de proteger a los consumidores del gobierno. XV.- El hecho más importante y central acerca del libre mercado es que ningún intercambio tiene lugar al menos que ambas partes se beneficien.

¡Cuánto mejor no estaríamos si le hiciéramos caso a Friedman!



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Durante el 1T de 2020 el PIB se contrajo -2.2 % en comparación anual y -1.2% vs trimestre anterior, esto antes de la crisis por el COVID-19. Con esto son 4 trimestres consecutivos con caída, ¿cuándo volveremos a observar crecimiento económico en México?
Artículos recientes...
Ricardo Valenzuela
• La economía cósmica
Arturo Damm
• Decrecimiento, preocupante
Arturo Damm
• Cifras
Víctor Hugo Becerra
• México: ¡Exprópiese!
Arturo Damm
• ¡Ya basta de abusos!
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos funestos