VIERNES, 14 DE DICIEMBRE DE 2012
De la austeridad

¿Usted cree que el T-MEC será aprobado por el congreso estadounidense este año?
No
No sé



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Luis Pazos
• AMLO ¿regreso al PRI de los 70?

Arturo Damm
• AMLO bien, pero...

Ricardo Valenzuela
• El crimen de Bavispe, Sonora

Arturo Damm
• La causa del crecimiento

Arturo Damm
• Comercio exterior

Víctor Hugo Becerra
• ¿EL T-MEC está muerto?

Arturo Damm
• De mal en peor


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Si por austeridad hay que entender que el gasto del gobierno no va a crecer mucho, ¡pero sí va a crecer!, estamos fritos.”


Austeridad, nos dice el diccionario, es la cualidad propia del austero, y el austero es, según el mismo diccionario, el sobrio y, por lo tanto, el moderado, el que no es extremista, todo lo cual, cuando de dinero se trata, se refiere al que no gasta de más, momento de preguntar, sobre todo cuando del gobierno se trata, ¿qué significa gastar de más?

El tema de la austeridad viene a cuento porque el 10 de diciembre se dio a conocer, así lo llama la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el Decreto de austeridad 2012, “que que establece las medidas para el uso eficiente, transparente y eficaz de los recursos públicos, y las acciones de disciplina presupuestaria en el ejercicio del gasto público, así como para la modernización de la Administración Pública Federal” un documento que, de llevarse a la práctica, podrá hacer más transparente el gasto del gobierno (los ciudadanos tendremos una mejor idea de en qué se gasta) y lograr un gobierno más honesto (se gastará en lo que, según el presupuesto de egresos, se debe gastar), lo cual es necesario, pero de ninguna manera suficiente, ya que lo que hace falta es revisar a fondo, en qué gasta el gobierno, cuánto gasta el gobierno, y cómo gasta el gobierno, siendo las repuestas que el gobierno gasta en lo que no debe, razón por la cual gasta más de lo que debe, sin olvidar que muchas veces gasta de mala manera.

Pero volvamos al tema de este artículo. En el mentado documento se habla, en más de una ocasión, de la austeridad del gasto gubernamental, y muchos nos preguntamos si realmente se practicará la austeridad. Vamos a los números. El presupuesto de egresos del Poder Ejecutivo Federal (Presidencia de la República, todas las secretarías de Estado, la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal, y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología) sumó en 2012 932 mil 140 millones de pesos. ¿Cuánto está presupuestado para el 2013? 953 mil 802 millones de pesos, lo cual supone un aumento nominal del 2.3 por ciento que, ya descontada una inflación esperada del 3 por ciento, da como resultado un reducción real del 0.7 por ciento. Si del presupuesto de egresos del Poder Ejecutivo Federal pasamos al de la Presidencia de la República tenemos los siguientes números: egresos 2012, 1 mil 987 millones de pesos; presupuesto para 2013, 2 mil 105 millones de pesos, lo cual dará como resultado un aumento nominal del 5.9 por ciento que, ya descontada la inflación, significará un aumento real del 2.9. ¿Austeridad en la Presidencia de la República?

Si del presupuesto de egresos del Poder Ejecutivo Federal pasamos al de la Federación en su conjunto, tenemos que para el 2013 se propone, en términos reales, un gasto 2.4 por ciento mayor que el ejercido en 2012, lo cual me lleva a la misma pregunta: ¿austeridad?

Si por austeridad hay que entender que el gasto del gobierno no va a crecer mucho, ¡pero sí va a crecer!, estamos fritos.

• Política fiscal

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus