MARTES, 15 DE ENERO DE 2013
México de moda

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“El liberalismo quiere ser el marco, pero nunca pretende ser la pintura.”
Alejandro Bongiovanni


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU

Arturo Damm
• Empresarios

Asael Hernández
• ¿Cómo invierten los empresarios en épocas de bonanza económica y en épocas de crisis?

Luis Pazos
• Pemex, retrocede en 2019

Arturo Damm
• Salario y ética

Ricardo Valenzuela
• La Llorona de Washington

Arturo Damm
• AMLO y el dinero


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“Estar de moda puede generar un mayor flujo de capitales, pero ningún país tiene este trato preferencial durante demasiado tiempo.”


México está de moda. Pero cuidado. Si bien esto es usualmente positivo para la economía de un país, con el tiempo puede volverse negativo.

Hace apenas dos o tres años Brasil era el país de moda. Lula era el presidente carismático que había sabido conciliar el sueño de justicia social de la izquierda con la necesidad de promover la inversión productiva de la derecha. La revista The Economist publicó una portada en que el Corcovado de Río de Janeiro era un cohete que despegaba con ímpetu extraordinario.

Pero el enamoramiento con Brasil se desvaneció después de un tiempo. Si bien el país creció a buen ritmo en la primera década del siglo XXI gracias a la inversión privada en la industria petrolera, la exportación minera a China y la producción agropecuaria, los problemas estructurales y la sobrevaluación de la moneda lastraron la competitividad y finalmente limitaron su crecimiento.

Hoy México es la economía de moda. El país se ha convertido en el cuarto exportador de automóviles en el mundo. Las empresas que antes se mudaban a China quieren ahora establecer operaciones dentro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y aprovechar los muchos acuerdos comerciales de México con Europa y otros países y regiones del mundo. La revista The Economist dedicó en noviembre de 2012, en vísperas del cambio de gobierno, un artículo de portada a nuestro país en el que aparecía un sombrero mexicano como platillo volador con el título: “México se eleva.”

El interés por México tiene muchos beneficios. La Bolsa de Valores registró en el 2012 un avance de 18 por ciento en pesos y, gracias al fortalecimiento de nuestra divisa, de 26 por ciento en dólares. En los primeros nueve días naturales del 2013 el índice de precios y cotizaciones registró cinco récords históricos.

Los anuncios de nuevas inversiones, como el de la empresa Mazda, se han sucedido uno tras otro. Las reservas internacionales concluyeron 2012 con un nivel sin precedentes superior a los 163 mil millones de dólares. Hacienda colocó en los mercados financieros a principios del 2013 un bono gubernamental internacional por 1,500 millones de dólares a 30 años a una tasa de interés muy favorable de 4.19 por ciento anual. La tasa de crecimiento de 2012 fue de casi 4 por ciento, con una inflación de apenas 3.57 por ciento. Los economistas pronostican que la expansión será de 3.5 por ciento en 2013, lo cual no es malo en un año de recesión en Europa y escaso crecimiento en Estados Unidos.

Lo importante ahora es no caer en la autocontemplación o el triunfalismo. Nuestro país podrá estar de moda en este momento, pero los problemas estructurales de productividad siguen siendo muy profundos. La reforma laboral y la educativa han sido logros importantes, pero los cambios que faltan son enormes y políticamente muy difíciles.

Estar de moda puede generar un mayor flujo de capitales, pero ningún país tiene este trato preferencial durante demasiado tiempo. Lo importante en los próximos años es seguir haciendo reformas que eliminen obstáculos a la inversión y hagan más productivo al país. De esta manera, aun cuando México deje de estar de moda y The Economist le dedique su portada a Vietnam, Myanmar o cualquier otro país que nos remplace bajo las candilejas, México podrá seguir creciendo… no para asombrar a los inversionistas internacionales sino para generar más y mejores empleos para los mexicanos.

• Problemas económicos de México • Productividad / Competitividad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus