MIÉRCOLES, 16 DE ENERO DE 2013
Revolución liberal para México (II)

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Ricardo Valenzuela







“Invito a una revolución de ideas acompañadas de acciones muy claras para implementarlas. Es hora de adquirir una ideología de la libertad.”


“Consigue lo que quieres o te verás forzado a querer lo que consigues. Donde no hay ventilación, el aire fresco es algo malsano. Donde no hay sabiduría, la ignorancia se convierte en ciencia.” George Bernard Shaw

La semana pasada provoqué otra polvareda con la publicación de mi artículo, “Revolución Liberal para México” y, como pocas veces, tuve respuestas de todo tipo desde, estoy listo con mi 30/30, pasando por Valenzuela se ha vuelto loco, hasta ¿Qué hacemos?

Pero me ha llegado un comunicado de cierta persona que, si bien no lo conozco profundamente, sé de su calidad pues conozco a su familia y, sobre todo, tuve la gran fortuna de conocer a su padre, un hombre verdaderamente admirable y que, a pesar de nuestra diferencia en edades, fue mi amigo. El mensaje me impresionó por su profundidad y por un tono optimista acompañado de sólida información.

“México no está tan mal”, expiraba su mensaje. “En los últimos años ha sufrido una transformación positiva”, con lo que estoy de acuerdo, sobre todo si lo comparamos con el México de 1982 que yo abandonaba. El México de la opresión priista, el México nacionalista y revolucionario. El México propiedad de un solo hombre en el que todo giraba alrededor de su órbita personal. “¿Qué es lo que criticas?” Cerraba el comunicado.

El que México está mejor, de ninguna manera se traduce en que el país sea la patria que todos soñamos. Tampoco significa que vayamos ya montados en el tren que viajan los países que, con sus estructuras de libertad, han provocado prosperidad, riqueza, paz y oportunidades para gran parte de sus ciudadanos.

Yo soy economista y, por lo mismo, mis análisis se orientan a eso; “La Riqueza de las Naciones”. Hace unos días se dio a conocer el Índice de Libertad Económica del Mundo, versión 2012, publicación anual del Wall Street Journal y la Heritage Foundation, para calificar el desempeño de más de cien países. Lo hemos repetido miles de veces, el secreto de la prosperidad de los países lo encontramos en los diferentes grados de sus libertades económicas. Es decir, los países más ricos y desarrollados del mundo, son aquellos que reportan los grados más altos de libertad económica.

He aquí mi primera crítica para el México moderno. Nuestro país de nuevo se ubica en un vergonzoso lugar #56 del Índice por debajo de Hungría, Colombia, Perú, Uruguay, El Salvador, etc. Pero más grave, el año pasado nuestra libertad económica disminuyó un 3%. En 1988 se ubicaba en el #68, pero en los siguientes diez años remontó doce posiciones y ahí permanece estacionado. Como siempre, los primeros lugares fueron acaparados por Hong Kong, Singapur, Australia, Nueva Zelanda todos con ingresos per cápita superiores a los 45,000 dólares. La otra novedad es que los EU, bajo el liderazgo de Obama, ha caído por primera vez en su historia al puesto #10.

Mientras México permanezca en ese mediocre limbo, nuestra economía seguirá estancada y jamás podremos identificarnos como un país próspero y justo que apunta hacia la grandeza. Seguiremos exportando un millón anual de ciudadanos que no encuentran su destino en nuestro país. Y recordemos el famoso grito de Carville a Bush I: “Es la economía estúpido.”

¿Qué más critico? Falleció ese gran economista James Buchanan, laureado con el premio Nobel por su teoría del Public Choice. Con ello exhibía el errando mito de las nobles motivaciones de los servidores públicos. Demostró que los burócratas sólo sirven a su interés personal y por eso las burocracias crecen incontroladas. Hace años en una de sus visitas a Tucson le pregunto: “Dr. ¿Qué tan inflada está la burocracia de México?” Me responde: “El gobierno de México puede perfectamente cumplir con su papel con el 30% de la burocracia actual.”

La Compañía de Luz y Fuerza del Centro, tenía más empleados que postes de la luz.

Uno de los grandes avances que me señala, es que México finalmente ha sido cubierto con el sagrado manto de la democracia. Yo pregunto ¿en qué se ha traducido nuestro arribo a ese edén? Claro, ya no tenemos al Rey Sol, pero ahora contamos con reyecitos que han convertido los estados en sus feudos para practicar ese nuevo deporte; Is my way or the highway, mientras los endeudan escandalosamente para luego saquearlos y no pasa nada. Sólo basta asomarnos a Coahuila, Tabasco, Chiapas, Oaxaca, Veracruz y nos horrorizaremos.

Ahora, si nos asomamos a los municipios, saldremos reparando como mula lazada de las verijas al ver ese infierno de Dante.

Pero ese panorama es Disneylandia si lo comparamos con el DF. Ahí encontraremos una historia surrealista que ni el genio de Mario Puzzo hubiera podido crear. Así como la región autónoma zapatista de Chiapas, el gobierno del DF se ha convertido en la guarida autónoma de los peores delincuentes del país, la caja chica del Peje y el paraíso de la impunidad. ¿Cuál es su deuda? Nadie sabe.

Cuando Miguel de la Madrid era presidente de la república, en una reunión le preguntaron; “¿Qué va a suceder en el DF?” Don Miguel responde: “El DF se va a convertir en la personificación de la anarquía y el desorden”. Pero “¿Por qué no lo evitan?” lo inquieren de nuevo y responde: “El quitarle la teta al DF nos enfrentaría a una turba de un millón de protestadores manejados por profesionales, y armados sólo con palos y piedras, ni el ejército podría con ellos”.

¿En eso se ha convertido nuestra democracia? ¿Una multitud de feroces extorsionadores? La plebecracia que tanto previno Jefferson.

No nos ceguemos con la democracia y recordemos a Madison: “Democracia son dos lobos y un cordero decidiendo el menú para la cena.” En México se han invertido miles de millones para consolidar la democracia y nuestras elecciones son las más caras del mundo. Los partidos se han convertido en rentables negocios. No hemos entendido que México no es una democracia, es una república, y hay una gran diferencia. A través del mundo la democracia ha mutado a tiranía como Venezuela, Argentina, Ecuador, Nicaragua, etc.

No, no todo está mal en México y aplaudo la saludable macroeconomía. Pero para que ello se traduzca en creación de riqueza, trabajos para millones desempleados, debemos ubicar el país entre los primeros 10 lugares de ese Índice de Libertad Económica como lo ha hecho Chile (#7). “Tenemos más apertura que Brasil”. Por supuesto, Brasil sigue siendo un país mercantilista ubicado en el lugar #99 que ha crecido a base de esteroides gubernamentales. Pero como afirmaba Hazlitt: “Las políticas económicas se deben de medir en el mediano y largo plazo,” y si Brasil no derriba sus barreras, le llegará el ajuste de cuentas.

¿Estoy llamando a una revolución armada? Por supuesto que no. Invito a una revolución de ideas similar a la de Ron Paul en EU, pero ideas acompañadas de acciones muy claras para implementarlas. Decía Octavio Paz que en México no teníamos ideologías, teníamos ocurrencias. Es hora de adquirir una ideología de la libertad.

• Liberalismo • Libertad económica

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus