VIERNES, 26 DE JULIO DE 2013
Obama bla, bla, bla

¿Ud. está de acuerdo en que el gobierno mexicano regale 100 millones de dólares a gobiernos centroamericanos para frenar la inmigración?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Manuel Suárez Mier







“Los “escándalos falsos” supuestamente promovidos por los enemigos políticos de Obama, hacen recordar con cínica sonrisa la promesa que él hizo al inicio de su gestión de que la suya “sería la más transparente administración en la historia.””


El Presidente de Estados Unidos Barack Obama, que lleva ya casi cinco años en el cargo, no parece haber aprendido cómo ser el líder de su país para conseguir, trabajando con el Congreso, adoptar políticas que saquen a la economía de la mediocre trayectoria en la que se encuentra desde la crisis de 2008.

Por el contrario, Obama está donde le gusta, haciendo campaña política y echando eternos discursos populistas, como el de anteayer, que es el primero de una serie que planea hacer para tratar de vender su visión de cómo arreglar la economía de su país en beneficio de la clase media, que hoy está bastante peor de cuando él llegó.

Obama culpó a los legisladores republicanos, que constituyen la mayoría en la Cámara de Representantes, de bloquear sus iniciativas y por traer a colación lo que llamó “escándalos falsos.” ¿A qué se refiere el Presidente de EU cuando acusa a los parlamentarios de la oposición de distraerse con “escándalos falsos”?

A las investigaciones que emprendió el Congreso en los siguientes casos:

  1. La operación Rápido y Furioso mediante la cual la agencia del gobierno de EU encargada de controlar el tráfico de armas, contrabandeó cientos de rifles de asalto a México para averiguar a dónde iban y ¡les perdió la pista! Habría que preguntarles a las viudas y los hijos de quienes fueron sacrificados con esas armas si les parece esta pesquisa patrocinada por legisladores republicanos, que encontró graves vicios en el Departamento de Justicia que llevó al cese de los responsables, y que puede aún abrir el camino a demandas judiciales en su contra de familiares de las víctimas.

  2. El descuido de las representaciones diplomáticas de EU en sitios peligrosos, culminando con el ataque al consulado en Bengazi, Libia, que resultó en la muerte de cuatro estadounidenses, incluido el embajador en esa nación africana. En este caso se trata de averiguar quién tomó las decisiones que llevaron al desastre e impidieron el auxilio oportuno, y si hubo encubrimiento para atribuir la culpa a empleados de bajo nivel del Departamento de Estado y soslayar toda responsabilidad de los verdaderos responsables, incluido el propio Obama.

  3. Usar a agencias de gobierno como el Servicio de Administración Tributaria (IRS por sus siglas en inglés) para perseguir enemigos políticos y agrupaciones sin fines de lucro de la oposición. En este caso, la administración Obama también atribuyó la responsabilidad a empleados menores, pero indagaciones del Congreso descubrieron que el abogado en jefe del IRS, a cuya oficina se había ordenado enviar las solicitudes de grupos desafines, y el propio comisionado, se reunieron con el Presidente en abril.

  4. Las campañas masivas de espionaje indiscriminado de extranjeros y ahora se sabe también ciudadanos de EU reveladas por el delator huido Edward Snowden, han dado lugar a peticiones masivas para que el Congreso inicie una investigación para determinar si ha habido violación a los derechos constitucionales que protegen la privacidad de los habitantes de EU. Este escándalo se suma al del Departamento de Justicia interviniendo teléfonos de periodistas sin autorización judicial.

Estos “escándalos falsos” supuestamente promovidos por los enemigos políticos de Obama, hacen recordar con cínica sonrisa la promesa que él hizo al inicio de su gestión de que la suya “sería la más transparente administración en la historia.” Los casos comentados prueban, sin lugar a dudas, lo contrario: opacidad extrema.

¿Cuál es la agenda que Obama lleva a los votantes en esta nueva y dispendiosa campaña populista? –su viaje a África el mes pasado costó entre 60 y 100 millones de dólares- Más gasto público, más regulaciones, más intervención gubernamental y la defensa de su programa de cobertura médica, a pesar de que cada vez es más evidente que le impone costos a la sociedad mucho mayores a sus beneficios.

En un sistema republicano con tres poderes como el de EU, llevar sus propuestas económicas “al pueblo” no pasa de ser un desplante populista pues los representantes populares son precisamente los legisladores que encarnan a todos y cada uno de los ciudadanos. Algunos interpretan que esta campaña está abonando el terreno para las elecciones de 2014 en las que se renueva el Congreso.

Según esta versión de algunos comentócratas washingtonianos, el juego de Obama es ganar el control de la Cámara de Representantes y retener el del Senado. Así, en los últimos dos años de su gobierno, él podría pasar toda la legislación que quiera. ¡El prospecto de un Obama sin ningún freno haciendo de las suyas es espeluznante!

• Populismo • Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus