JUEVES, 31 DE OCTUBRE DE 2013
La reforma fiscal correcta

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho

Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“Las cúpulas priístas y varios miembros del gabinete, consideran que no es momento de presentar una reforma estructural para aumentar la inversión, crear más empleos y crecimiento.”


El proyecto de miscelánea fiscal presentado por Hacienda es muy diferente al originalmente planeado por el Secretario de Hacienda Luis Videgaray. El gobierno y el partido al que pertenece concluyeron que no hay condiciones para presentar la verdadera reforma estructural que necesitamos.

La oposición de maestros radicales a la reforma educativa y el anuncio de AMLO de tomar como bandera no solo la supuesta “privatización” del petróleo, también el “no al IVA en alimentos y medicinas”, llevó a que las cúpulas priístas y varios miembros del gabinete, consideraran que no es momento de presentar una reforma estructural para aumentar la inversión, crear más empleos y crecimiento.

En su lugar enviaron al Congreso una iniciativa recaudatoria que parece de perredistas radicales, pues le pega a las empresas y a la educación privada. Aunque a corto plazo le puede permitir al gobierno más ingresos para, entre otras cosas, tapar los hoyos y deudas que dejaron varios ex gobernadores y evitar el crecimiento del déficit presupuestal, que empobrece a la clase media y desincentiva a mediano y largo plazo la inversión nacional y extranjera, al restarle competitividad al entorno fiscal.

La reforma que necesita México, como lo explicamos con mayor amplitud en el libro Reformas estructurales, implica transparencia y recortes al gasto público, una reducción gradual de las tasas del Impuesto Sobre la Renta hasta el 20% y una ampliación de la base gravable a través de un IVA generalizado. Empezar con 5% a todos los bienes y servicios que no lo tienen, a la vez reducir un punto cada año el IVA del 16% y aumentar anualmente un punto el de 5%, hasta alcanzar un IVA general del 10%.

Esos cambios aumentarían la inversión nacional y extranjera. En 3 años llegaríamos a niveles del 6, 7% o más de crecimiento; pero si no se implementan esos cambios y sólo se aumentan impuestos al sector productivo que ya paga, seguiremos con bajos crecimientos y el actual gobierno entregará un país con indicadores de inversión, crecimiento y empleo muy por debajo de los que recibió.

• Reforma fiscal

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus