Pesos y contrapesos
Ene 8, 2014
Arturo Damm

Reformas, ¿ahora sí? (I)

No faltan quienes, partiendo de lo sucedido en el pasado, cuestionan la visión del gobierno, y se preguntan si, ahora sí, se van a lograr los objetivos planteados, señalando que en el pasado, reformas de por medio, tales objetivos resultaron inalcanzables.

El gobierno afirma: con las reformas ahora sí vamos a lograr más crecimiento en la producción de bienes y servicios, más y mejores empleos, más ingreso, todo lo cual se traducirá en un mayor bienestar para todos. No faltan quienes, partiendo de lo sucedido en el pasado, cuestionan la visión del gobierno, y se preguntan si, ahora sí, se van a lograr tales objetivos, señalando que en el pasado, reformas de por medio, tales objetivos resultaron inalcanzables. ¿A qué pasado se refieren? A uno no muy lejano, al sexenio de Salinas de Gortari, a lo largo del cual se realizaron reformas que supusieron, desde la concesión del servicio de banca y crédito a la iniciativa privada, hasta el tratado de libre comercio con Estados Unidos y Canadá, todo lo cual daría como resultado más crecimiento en la producción, más y mejores empleos, más ingreso, mayor bienestar para todos. Al final de cuentas no fue así, y gracias el tristemente célebre error de diciembre de 1994, y a su consecuencia inmediata, el efecto tequila de 1995, el resultado fue el estancamiento (de haber crecido 4.7 por ciento en 1994 la producción de bienes y servicios se contrajo 5.8 en 1995) y la inflación (que repuntó de 7.1 por ciento en 1994 a 51.9 en 1995).

 

De entonces (1995) a la fecha (2013) el crecimiento promedio anual de la producción de bienes y servicios ha sido del 2.5 por ciento[1] (bajo) y la inflación, también en promedio anual, ha sido del 9.5 por ciento[2] (elevada), sin olvidar que en 1994, antes del error de diciembre y del efecto tequila, la tasa de desempleo abierto fue 3.7 por ciento de la población económicamente activa: en noviembre de 2013 fue 4.6. ¿Por qué, las reformas del salinato, no dieron, en materia de producción, empleo e ingreso los resultados esperados? Las repuestas se concentran en tres grandes grupos. El primero tiene que ver con el ya citado error de diciembre de 94 y el efecto tequila del 95, error y efecto que fueron de tal magnitud que minimizaron, de manera inmediata, la eficacia de las reformas. El segundo tiene que ver, no con las reformas que sí se realizaron, sino con las que quedaron pendientes, desde la fiscal hasta la energética, reformas pendientes que, al igual que el error de diciembre y el efecto tequila, minimizaron, esta vez de manera mediata, la eficacia de las reformas. El tercero tiene que ver con todos los sucesos, no directamente relacionados con la economía, desde la aparición del EZLN hasta los asesinatos de Colosio y Ruiz Massieu, que minaron la confianza, en el país en general, y en la economía en particular, lo cual ocasionó una grave caída en la inversión fija bruta, que de haber crecido 13.0 por ciento en 1994 decreció 25.3 en 1995, lo cual explica el resto.

 

Frente a esta historia la pregunta es: ¿ahora sí?

 

Continuará.

 

_____________

 

[1] Estimando un crecimiento del 1.2 por ciento en 2013.

[2] Estimando una inflación del 3.6 por ciento en 2013.

 

 



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El gobierno es un mal necesario

Thomas Paine
Entrar
Encuesta de la semana
¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos
Arturo Damm
• Domingo, día clave
Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria
Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?
Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete