JUEVES, 9 DE ENERO DE 2014
Las reformas ¿servirán?

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho

Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“Aún falta por mejorar sustancialmente el entorno legal en materia laboral y fiscal, si queremos que México alcance niveles de crecimiento parecidos a los de Perú, Chile o China.”


Las llamadas reformas estructurales, que comprenden la laboral, la fiscal y la energética, tuvieron diversos desenlaces que hacen que cada una de ellas se traduzca en  beneficios, perjuicios o no funcione.

La reforma estructural laboral, implementada por el PAN y el PRI, se quedó corta. Es una reforma mediocre. Aunque por un lado implicó avances no redujo costos para la creación de empleos, aumentaron las multas y los requisitos para cumplir con las leyes. Es una reforma que en poco o en nada incentivará el empleo, por lo que es necesario volverle a echar mano para lograr un entorno laboral más flexible y menos costoso para el 99% de las empresas, que son micro, pequeñas y medianas.

La reforma fiscal, abalada por el PRI y el PRD, fue solo un aumento de impuestos que desplazó a la reforma fiscal que originalmente pensábamos saldría del Congreso. Una verdadera reforma fiscal debe bajar tasas y generalizarlas para hacer más competitiva a la economía mexicana. Se aumentaron tasas en tal forma que el ISR para la clase media ya es mayor que en los Estados Unidos. En lo que a impuestos se refiere, reduce competitividad a la economía mexicana en relación con otros países y aumenta los costos de los empleos formales. Si queremos que el sistema fiscal promueva la inversión, el crecimiento y no solo sirva para allegar más recursos al gobierno, se le debe meter mano en tal forma que bajen las tasas, cueste menos pagar impuestos y se amplíen las bases gravables.

La reforma energética implementada por el PAN y el PRI sí cumplió las expectativas para cambiar estructuralmente el sector petrolero y eléctrico en México. Rompe con viejos monopolios, fuente de corrupción e ineficiencia y abre las posibilidades, con  base en los cambios constitucionales, a la generación de más empleo y progreso en esos sectores. Aunque todavía faltan las leyes secundarias, crea expectativas positivas con efectos a mediano plazo.

La reforma energética es la más trascendente e importante realizada hasta ahora por el actual gobierno, pero falta por mejorar sustancialmente el entorno legal en materia laboral y fiscal, si queremos que México alcance niveles de crecimiento parecidos a los de Perú, Chile o China.

• Reformas estructurales

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus