MIÉRCOLES, 15 DE ENERO DE 2014
Recaudadores y contribuyentes; derechos y obligaciones

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• Amando a tu verdugo

Arturo Damm
• ¿Opinan de más?

Santos Mercado
• El capitalismo lo inventaron las mujeres

Arturo Damm
• Tasa a la baja

Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Arturo Damm







“¿Cuál es el derecho del recaudador?, ¿Qué es lo que el gobierno debe darle a todos por igual?”


Cuestionado por la manera de proceder del SAT, institución que preside, en lo relacionado con el dar a conocer los nombres de contribuyentes incumplidos, Aristóteles Núñez dijo, entre otras cosas (todas muy cuestionables) que “el derecho del contribuyente se mantiene en tanto cumple sus obligaciones”, afirmación que tiene, de manera natural y lógica, su contrapartida, que es esta: “El derecho del recaudador se mantiene en tanto el gobierno cumple con sus obligaciones”. Lo que es parejo no es…

 

¿Cuál es el derecho del recaudador? El derecho de obligar al contribuyente a entregarle parte del producto de su trabajo, que en eso, en obligar al contribuyente a entregar parte del producto de su trabajo, consiste el cobro de impuestos, derecho del recaudador que tiene como contrapartida, sin la cual ningún derecho es realmente tal, la obligación, sobre todo legal, del contribuyente de pagar impuestos, es decir, ¡y esto hay que tenerlo siempre presente!, de entregarle parte del producto de su trabajo, lo cual solamente se justifica si el gobierno le cobra a todos los mismo para darle lo mismo a todos, de tal manera que no haya redistribución, ni por el lado de la recaudación (le cobro a unos pero no a otros), ni por el lado del gasto (le doy a unos pero no a otros).

 

¿Qué es lo que el gobierno debe darle a todos por igual? Seguridad contra la delincuencia y, de fallar, impartición de justicia, siendo estos los dos principales deberes del gobierno para con los ciudadanos y, por ello mismo, lo único que realmente justifica el cobro de impuestos, justificación que en México deja mucho que desear, por lo mucho que deja que desear el gobierno en la realización de estas, sus dos tareas esenciales, y no sólo por casos extremos como el de Michoacán, sino por los casos comunes y corrientes de cualquier día.

 

De los posibles delitos, ¿cuántos inhibe el gobierno? De los delitos por cometerse, ¿cuántos impide el gobierno? De los delitos cometidos, ¿en cuántos hace justicia el gobierno? En otras palabras: cómo anda el gobierno en el cumplimento de sus tareas esenciales, entendiendo por ellas aquellas sin cuya honesta y eficaz realización deja de ser gobierno, quedando sólo el resto, que puede ir desde petrolero hasta educador, nada de lo cual forma parte esencial de la tarea de gobernar, que consiste en, y solamente en, proveer seguridad contra la delincuencia y, de fallar, impartir justicia.

 

Dicho lo uno –la tarea esencial del gobierno consiste en proveer seguridad contra la delincuencia e impartir justicia– y aceptado lo otro –en ambas tareas el gobierno mexicano, a todos los niveles, deja mucho que desear– ¿hasta qué punto es válida una afirmación como la de Aristóteles Núñez, que señala la paja en el ojo ajeno (el incumplimiento de los contribuyentes, que les significa perder sus derechos) pasando por alto la viga en el propio (la falta de cumplimiento del gobierno, que también le supone la pérdida de sus derechos, comenzando por el derecho de cobrar impuestos)?

 

• Impuestos • Inseguridad / Crimen

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus