VIERNES, 9 DE MAYO DE 2014
Piketty: Desigualdad y pobreza (II)

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en ésta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic

Arturo Damm
• Art. 39 CFF

Isaac Katz
• La gran crisis

Arturo Damm
• Comercio exterior, de mal en peor


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Bill Gates, el hombre más rico del mundo, es 2.2 veces más rico que Jim Walton, el décimo hombre más rico del mundo, existiendo entre los dos una desigualdad considerable. Hay desigualdad, ¿pero hay pobreza? No, claro que no.”


¿Cuál es el verdadero problema: la desigualdad de ingresos o la pobreza, definida como la incapacidad para, por medio de un trabajo productivo, generar ingresos suficientes para satisfacer correctamente, por lo menos, las necesidades básicas? Si de usted dependiera corregir una de las dos, ¿cuál corregiría?

Si elige corregir la desigualdad entonces tiene que redistribuir la riqueza: quitarle al que le sobra para darle al que le falta, lo cual se justificaría solamente si la causa del sobrante del primero fuera el faltante del segundo: al primero le sobra porque al segundo le falta (¿es ésta la relación causa efecto?).

Si elige corregir la pobreza entonces tiene que crear riqueza: aumentar las capacidades productoras y productivas de los pobres, lo cual supone invertir en la formación de capital, desde humano (conocimientos, habilidades, actitudes que permiten realizar trabajos productivos) hasta físico (instalaciones, maquinaria, equipo, etc.), siendo que el segundo es complemento del primero.

Para los socialistas el problema es la desigualdad de ingresos, sobre todo porque en ella ven la causa de la pobreza, de tal manera que, eliminada la causa (desigualdad de ingresos) se evita el surgimiento del efecto (la pobreza). Bien vistas las cosas, ¿tiene sentido afirmar que la causa de la pobreza (incapacidad para generar ingreso) es la desigualdad de ingresos (que unos sean más capaces que otros para generar ingresos)? ¿No será (y conste que es sólo una pregunta) al revés: que la causa de la desigualdad de ingresos sea la pobreza?

Supongamos que, por arte de magia, mañana amanecemos todos los mexicanos, de Carlos Slim para abajo, con nuestro ingreso corriente multiplicado por mil, de tal manera que el salario mínimo promedio diario sería de 65 mil 530 pesos, lo cual supondría un ingreso mensual de 1 millón 998 mil 665 pesos, y de 23 millones 983 mil 980 pesos anuales, ¡para aquellos de menores ingresos! Obviamente la desigualdad seguiría siendo la misma, ya que al multiplicarse los ingresos de todos, por la misma cantidad, la posición de cada quien seguiría siendo la misma (el coeficiente de Gini, que mide la desigualdad en materia de ingresos, permanecería constante).

Suponiendo el caso anterior habría desigualdad, pero, tomando en cuenta los precios actuales, ¿habría pobreza? No, claro que. Entonces, ¿dónde queda la afirmación que la desigualdad es la causa de la pobreza? Otro ejemplo: Bill Gates, el hombre más rico del mundo, es 2.2 veces más rico que Jim Walton, el décimo hombre más rico del mundo, existiendo entre los dos una desigualdad considerable. Hay desigualdad, ¿pero hay pobreza? No, claro que no.

¿Cuál es el problema: la desigualdad de ingresos o la pobreza, es decir, la incapacidad para, por medio de un trabajo productivo, generar ingreso suficiente?

Continuará.

• Pobreza y desigualdad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus