VIERNES, 23 DE MAYO DE 2014
Recesión: ¿Sí o no? (III)

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en ésta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic

Arturo Damm
• Art. 39 CFF

Isaac Katz
• La gran crisis

Arturo Damm
• Comercio exterior, de mal en peor


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Independientemente de la definición de recesión, lo que es un hecho es que el comportamiento de la economía mexicana, en 2013 y en lo que va del 2014, ha sido, en términos generales, mediocre.”


¿Estamos o no en recesión? Según la definición del INEGI, sí estamos: el componente cíclico de los indicadores coincidente y adelantado, para febrero, decreció y se ubicó por debajo de su tendencia de largo plazo. Según la definición implícita en las afirmaciones del secretario de Hacienda, no estamos: la economía mexicana crece, definición implícita en la afirmación de Videgaray que supone que hay recesión si, y sólo si, la actividad económica decrece.

¿Tiene razón Videgaray? ¿Crece la economía? La respuesta depende, en primer lugar, de con qué variable se mida el crecimiento de la economía. Si se mide a la manera tradicional, por medio de la producción de bienes y servicios, el Producto Interno Bruto, PIB, tenemos que, en términos anualizados (comparando cada trimestre con el mismo trimestre del año anterior) el mismo creció, en los cuatro trimestres de 2013[1], así: 0.6, 1.6, 1.4 y 0.7 por ciento. Sí, hubo crecimiento, pero muy bajo y cada vez menor. ¿Qué se espera haya sucedido durante el primer trimestre de 2014? Según la Encuesta sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado, correspondiente a abril pasado, levantada por el Banco de México, la estimación del crecimiento del PIB entre enero y marzo pasados es del 1.9 por ciento, lo cual supone un repunte en comparación con el crecimiento alcanzado en el último trimestre del 2013, que fue del 0.7 por ciento.

Muy probablemente la definición de recesión de Videgaray sea la que, en mis tiempos de estudiante, estaba en uso, y que se le debe a Arthur Okun[2]: “Hay recesión cuando el PIB suma dos o más trimestres consecutivos de crecimiento negativo”, definición a partir de la cual se concluye que la economía mexicana no está en recesión, definición que, ¡obviamente!, es la que le conviene utilizar a Videgaray, sin olvidar que la definición de recesión de Okun no es la única. Allí está, por ejemplo, la del INEGI, a partir de la cual se concluye que sí estamos en recesión.

Independientemente de la definición de recesión, lo que es un hecho es que el comportamiento de la economía mexicana, en 2013 y en lo que va del 2014, ha sido, en términos generales, mediocre, con una expectativa de crecimiento del PIB para 2014, 2015 y 2016 de 3.01, 3.91 y 4.08 por ciento[3], que supone una mejoría, pero nada que presumir.


[1] El PIB se reporta trimestralmente. Al momento de escribir estas líneas no se conocen los datos para el primer trimestre de 2014, mismo que INEGI publicará hoy, 23 de mayo.

[2] Véase este artículo de J. Heath:  http://jonathanheath.net/2014/05/el-debate-de-la-recesion/

[3] Banco de México; Encuesta sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado; abril 2014.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus