LUNES, 26 DE MAYO DE 2014
La nueva revolución energética

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Godofredo Rivera







“En México, aún con reforma energética estatal, ya vamos lejos de la modernidad”


Aún está pendiente la reforma energética y no están claras las leyes secundarias. Ojalá los políticos se pongan las pilas. La izquierda mexicana da verdaderamente lástima, sigue proponiendo el viejo estatismo y nacionalismo que tanto le ha hecho daño a la economía mexicana. Qué vergüenza que sigan creyendo en “tata Cárdenas” (Lázaro Cárdenas, el expresidente estatista-socialista que gobernó a México de 1934 a 1940), un hombre que nació en el siglo XIX y cuyas políticas nacionalistas fueron propias de principios del siglo XX.

Hoy, en pleno siglo XXI, la izquierda mexicana no se moderniza, y pretende hacerle creer a los mexicanos que el petróleo es lo más importante de sus vidas, que PEMEX se vende. Ojalá así fuera para liquidar a esta ineficiente empresa y elefante blanco que nos cuesta anualmente miles de millones de pesos a los contribuyentes mexicanos y que sólo ha sido el pretexto para que los gobernantes aumenten de manera irresponsable el gasto gubernamental y la deuda pública así como el tamaño de las burocracias en todos los órdenes de gobierno; caray, que se informen los señores de la izquierda del PRD y los comunistas del PT, encabezados por López Obrador. Las economías más modernas se mueven por el lado de la innovación tecnológica; el petróleo, aún cuando insumo esencial, en pocos años será sustituido como energético principal, tal como sucedió en el pasado con algunos combustibles obsoletos. La nueva economía del conocimiento y de la innovación se impone. Los países más avanzados del orbe, carecen de petróleo, así que la izquierda mexicana queda en ridículo al defender a capa y espada un recurso natural que más costo que beneficio le ha traído al país.

Los países estatistas como México en materia energética, aún con reforma estructural en la materia, se quedarán rezagados si verdaderamente no emprenden un cambio en la propiedad privada de los recursos naturales. Hoy en el artículo 27 de la constitución mexicana, el Estado es el monopolio del subsuelo y en general de los recursos naturales, eso es un grave error al igual que ocurre con el espectro radioeléctrico, que como antes ya he señalado, si no se liberaliza totalmente, aún con todo y reforma de telecomunicaciones proseguirá el nefasto control estatal (nefasto porque el Estado pierde dinero de los contribuyentes e impone reglas arbitrarias sobre los gobernados de parte del gobernante en turno; ejemplo, si López Obrador llegara al poder, como buen socialista que es, querría imponer a los cableros que transmitieran por entero a la televisión cubana, propiedad de los dictadores Castro; si desacataran esa orden, los cableros y la televisión de antena en general terminarían siendo expropiados por López, tal y como ocurre hoy con el nefasto y populista dictador Maduro en Venezuela). Y pensar que algunos periodistas sonsos señalan que Maduro se desvió del “sabio Hugo Chávez” que “echó a perder su proyecto”, perdón señores ingenuos, Maduro es un derivado natural de un gobernante que como Chávez creía en el sistema fracasado y parasitario burocrático que es el socialismo o régimen de planificación central. Maduro es una derivación natural del autoritarismo socialista en que aún creen no pocos latinoamericanos ignorantes (perfectos idiotas).

En fin, entre discusiones, hoy en EU, donde la propiedad privada del subsuelo y los recursos naturales pertenece a los particulares y no al gobierno, se está dando una verdadera revolución energética, pequeñas y medianas propiedades así como ranchos con ventaja comparativa energética, están siendo vendidos y utilizados para explotar gas Shale y minerales distintos por empresas de poco tamaño que se mueven más ágilmente que las grandes petroleras que son altamente reguladas por los gobiernos. La inversión, la nueva tecnología de miles de empresas estadounidenses que superan las regulaciones estatistas del gobierno estadounidense están creando nuevas fuentes de valor agregado en el sector energético. Aún con las regulaciones estatistas, disfrazadas de ambientalistas, del populismo monetario de la FED, de EU provendrá una nueva era energética que cambiará el curso del siglo que comienza. China podría sumarse si prosigue con su proyecto de ciudades libres de la intervención de los gobiernos, y en esto la propiedad privada será esencial.

En México, aún con reforma energética estatal, ya vamos lejos de la modernidad

• Petróleo • PRD • Reforma energética

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus