LUNES, 16 DE JUNIO DE 2014
Persiste el "atorón" (I)

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos

Arturo Damm
• Domingo, día clave

Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“El desempeño de una economía debe medirse a nivel de la economía familiar, y a ese nivel cuatro son las variables importantes: 1) trabajo; 2) ingreso; 3) consumo; 4) poder adquisitivo del dinero”


El desempeño de una economía debe medirse a nivel de la economía familiar, y a ese nivel cuatro son las variables importantes: 1) trabajo; 2) ingreso; 3) consumo; 4) poder adquisitivo del dinero. El consumo (de cuántos bienes y servicios puede disponer el agente económico para satisfacer sus necesidades, gustos, deseos y caprichos) depende del ingreso (cuánta riqueza genera el agente económico y, por lo tanto, cuánto dinero recibe a cambio) y del poder adquisitivo del dinero con el que se remunera al trabajador (qué cantidad de bienes y servicios puede comprar el agente económico, al paso del tiempo, con una misma cantidad de dinero).

De las cuatro variables mencionadas la más importante, en el sentido de que sin ella las otras tres salen sobrando, es el consumo, definido como el disponer efectivamente del satisfactor para satisfacer las necesidades, gustos, deseos y caprichos. Si alguien tiene trabajo, genera ingresos, y su dinero preserva su poder adquisitivo, pero, dado que no se producen bienes y servicios suficientes, no puede satisfacer correctamente sus necesidades, gustos, deseos y caprichos, entonces el consumo deja mucho que desear (como sería el caso de un hombre rico viviendo en Cuba o Venezuela, países en los cuales, por obra y gracia del socialismo, la oferta de bienes y servicios, o dicho de otra manera: la producción riqueza, deja mucho que desear).

A mayor consumo de bienes y servicios menor grado de escasez, y a menor grado de escasez mayor nivel de bienestar, de tal manera que el comportamiento del consumo (y sobre todo de lo que se conoce como consumo privado, que es, según la definición del INEGI, el gasto realizado por los hogares residentes del país en bienes y servicios de consumo, tanto de origen nacional como importado, excluyendo las compras de viviendas u objetos valiosos), es un buen indicador del nivel de bienestar de las familias, y el nivel de bienestar de las familias es un buen indicador del desempeño económico de un país, por lo ya dicho: el desempeño de una economía debe medirse a nivel de la economía familiar, desempeño de la economía mexicana que, bajo esta óptica, deja mucho que desear, tal y como lo muestran los datos del INEGI.

En términos anualizados (comparando cada mes con el mismo mes del año anterior) éste fue el crecimiento del consumo privado en marzo, último mes para el cual tenemos información: 2012 (antes del “atorón”), 4.5 por ciento; 2013 (en pleno “atorón”), menos 0.2 por ciento; 2014 (¿todavía en “atorón”?), 2.6 por ciento. La buena noticia: en 2014 el consumo privado creció más que en 2013. La mala: en 2014 todavía no se había recuperado la tasa de crecimiento del 2012, antes del “atorón”.

Continuará.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus