LUNES, 13 DE OCTUBRE DE 2014
Inflación, el primer problema

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“El primer problema inflacionario que enfrentamos es que el Banco de México tiene, contrario a su tarea prioritaria, una meta de inflación mayor que cero. ¿Qué es lo primero que se tiene que hacer para abatir la inflación? Que la meta sea cero. ¿Por qué no lo es?”


Si la inflación fuera un alza general, sostenida y pareja de los precios no representaría ningún problema, ya que la relación de todos los precios entre sí, incluido el precio del trabajo (salario), sería siempre la misma, y no habría, consecuencia de la inflación, ni ganadores ni perdedores.

El problema es que la inflación es un alza general, sostenida y dispareja de los precios, por lo que no todos los precios aumentan lo mismo, ni al mismo tiempo, por lo que, efecto de la misma, si hay ganadores (aquellos cuyos precios de venta aumentaron más que sus precios de compra) y perdedores (aquellos cuyos precios de venta aumentaron menos que sus precios de compra). Por lo general, cuando hay inflación, los precios de los bienes y servicios de consumo final, sobre todo los de consumo básico, aumentan más que las remuneraciones al trabajo, sobre todo que el salario, por lo que los asalariados pierden, lo cual justifica la afirmación de que la inflación le pega más a quien menos tiene, razón más que suficiente para evitarla, algo que en México no se ha logrado.

Según el artículo 28 de la Constitución la tarea prioritaria del Banco de México es “preservar el poder adquisitivo de la moneda nacional”, lo cual significa inflación de cero. Pese a ello la autoridad monetaria lleva todo el siglo XXI definiendo una meta de inflación del 3 por ciento, más menos un punto porcentual de margen de error, por lo que la máxima inflación permitida es 4 por ciento, meta que no se ha cumplido, y pongo dos ejemplos. Primero: en septiembre la inflación anual fue 4.22 por ciento, por arriba de la meta. Segundo: del 2001 al 2013 la inflación promedio anual fue 4.36 por ciento, por arriba de la meta.

¿Qué tanto perjudica una inflación promedio anual del 4.36 por ciento? Con ese nivel, entre el 2001 y el 2013, se acumuló una inflación del 74.16 por ciento, lo cual quiere decir que en 2013, con un peso, se podía comprar sólo el 25.84 por ciento de lo que, en 2001, se podía comprar con ese mismo peso. Por no dejar, ¿cuánto aumentó el salario mínimo entre 2001 y 2013? En términos nominales (sin descontar el efecto de la inflación) 79.72 por ciento. En términos reales (descontando el efecto de la inflación) 5.56 por ciento, ¡0.43 por ciento promedio anual! ¿A quién afecta más la inflación?

El primer problema inflacionario que enfrentamos es que el Banco de México tiene, contrario a su tarea prioritaria, una meta de inflación mayor que cero. ¿Qué es lo primero que se tiene que hacer para abatir la inflación? Que la meta sea cero. ¿Por qué no lo es?

• Inflación / Política monetaria

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus