Pesos y contrapesos
Nov 21, 2014
Arturo Damm

La propuesta de Robles Montoya, propuesta equivocada

Lo que Robles Montoya propone es volver a los tiempos de Echeverría, López Portillo y De la Madrid, los tiempos de la inflación creciente y, al final, del estancamiento.

El pasado miércoles el senador perredista Benjamín Robles Montoya informó, vía twitter, lo siguiente (que cito tal cual, sin las correcciones debidas a la mala redacción y ortografía): “Presento iniciativa sobre base real de recuperación y crecimiento económico del país; Reforma el art. 2 de la Ley de @Banxico. #EnTribuna”, todo lo cual corresponde a una vieja iniciativa del senador para imponerle al Banco de México, además de la tarea de preservar el poder adquisitivo de la moneda nacional, tal y como se establece en el párrafo sexto del artículo 28 constitucional, y en el artículo 2do. de la Ley del Banco de México (tarea que, dicho sea de paso, el banco central no ha cumplido, y allí está, a manera de prueba, la inflación del 4.2 por ciento, en promedio anual, para lo que va del siglo XXI), la responsabilidad de promover el crecimiento de la economía, que se mide por el comportamiento de la producción de bienes y servicios (PIB).

La propuesta común de quienes pretenden que los bancos centrales tengan la responsabilidad de fomentar el crecimiento de la economía, es decir, de promover la producción de bienes y servicios, es que el banco central produzca dinero, lo introduzca a la circulación, lo cual dará como resultado que alguien contará con más dinero del que contaba, lo que se traducirá, salvo en el caso excepcional de que ese dinero se atesore, en una mayor demanda por bienes y servicios, todo lo cual corresponde a la receta keynesiana, por corresponder esencialmente a lo que el mismo Keynes propuso para fomentar un mayor crecimiento de la economía.

Sin duda alguna que si el banco central produce más dinero (imprime más billetes) y lo introduce a la circulación (dándoselo al gobierno), alguien (el mismo gobierno) tendrá más dinero del que tenía (del que disponía por el cobro de impuestos y/o contracción de deuda), lo cual dará como resultado una mayor demanda por bienes y servicios (mayor gasto gubernamental), todo esto, repito, sin duda alguna, momento de preguntar lo siguiente: esa mayor demanda por bienes servicios, ¿necesariamente se traducirá en una mayor oferta, y por lo tanto producción, de bienes y servicios, es decir, en un mayor crecimiento de la economía, que se mide, precisamente, por el comportamiento de dicha producción? No, claro que no, y de no ser así entonces el resultado será, como ya lo fue, un repunte en la inflación, la misma que el Banco de México ha sido incapaz de reducir por debajo del promedio del 4.2 por ciento.

Lo que Robles Montoya propone es volver a los tiempos de Echeverría, López Portillo y De la Madrid, los tiempos de la inflación creciente y, al final, del estancamiento.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
¿Qué problema se debe resolver de manera prioritaria?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Cifras
Víctor Hugo Becerra
• México: ¡Exprópiese!
Arturo Damm
• ¡Ya basta de abusos!
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos funestos
Arturo Damm
• ¿Cómo es posible?