Pesos y contrapesos
Feb 4, 2015
Arturo Damm

Constitución, la reforma pendiente

En materia de economía, falta la reforma más importante, la del capítulo económico de la Constitución.

Después de tres sexenios (Zedillo, Fox y Calderón), a lo largo de los cuales no se pudieron sacar adelante las reformas estructurales que apuntalarían a la economía mexicana, completando así las reformas realizadas durante el sexenio de Salinas de Gortari, de manera sorprendente las mismas se propusieron, analizaron, discutieron, modificaron y aprobaron durante el primer año de la administración de Peña Nieto: laboral, financiera, de competencia, de telecomunicaciones, energética y fiscal, todas  (salvo la fiscal que resultó una contrarreforma) apuntando en la dirección correcta, por lo que, tarde que temprano, darán sus frutos.

Sin embargo, en materia de economía, faltó la reforma más importante, la del capítulo económico de la Constitución, misma que mañana cumple 98 años, por lo que es un buen momento para insistir en el tema, capítulo económico de la Constitución –artículos 25 al 28, con algo del 5 y mucho del 123– que, desde el punto de vista de la ciencia económica está lleno de errores, y desde la perspectiva de la lógica de contradicciones.

El modelo económico propuesto en la Constitución es el de la economía centralmente planificada, tal y como se señala en el artículo 25, en el cual leemos que “el Estado planeará, conducirá, coordinará y orientará la actividad economía nacional”, lo cual supone la dictadura económica del gobierno, es decir, la limitación arbitraria de la libertad individual y la propiedad privada, tal y como sucede en los países comunistas, y cito del artículo 16 de la constitución cubana: “El Estado organiza, dirige y controla la actividad económica nacional…”. ¿Alguna duda de cuál es el modelo económico propuesto en nuestra Constitución?

Cierto, en México el gobierno no planea, conduce, coordina u orienta la economía. En la práctica no somos una economía centralmente planificada. ¿Pero qué puede pasar si llega al poder alguien convencido de que ese, el de la planificación central, es el camino correcto hacia el progreso económico? Esa es la amenaza y esa, la del capítulo económico de la Constitución, la reforma que falta.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
Termina la era “TLCAN” y comienza la era “T-MEC”. ¿Considera que será suficiente para remolcar a la economía mexicana y hacerla crecer a pesar de que los motores internos están apagados (consumo, inversión, inversión gubernamental)?
Artículos recientes...