VIERNES, 27 DE FEBRERO DE 2015
El PIB que importa

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Por qué es importante el crecimiento económico y por qué es deseable que la economía crezca lo más posible?”


¿Por qué es importante el crecimiento económico y por qué es deseable que la economía crezca lo más posible? Porque el problema económico de fondo es la escasez, el hecho de que no todo alcanza para todos, y menos en las cantidades que cada uno quisiera (¿quién no tiene una necesidad, un gusto, un deseo o un capricho insatisfecho?), por lo que una de las condiciones necesarias para combatir la escasez, en el entendido de que nunca la derrotaremos del todo (nunca viviremos en un mundo de total y definitiva abundancia, en el cual todo alcance para todos y en las cantidades que cada uno quiera), es producir la mayor cantidad posible de bienes y servicios, siendo esa producción, el PIB, la variable con la que se mide el crecimiento de una economía. Por eso es importante el crecimiento económico. Por eso es deseable que el mismo sea el mayor posible.

En 2011 y 2012 la economía mexicana creció 4.0 por ciento. En 2013, el año del “atorón”, el crecimiento fue del 1.4 por ciento. En 2014 las cosas volvieron a la normalidad: el crecimiento fue del 2.1 por ciento, la misma tasa de crecimiento promedio anual que se tuvo de 2001 a 2013. Por eso escribo que el año pasado las cosas volvieron a la normalidad, una normalidad mediocre, que no permite avances sustantivos en la lucha contra la escasez.

La tasa media de crecimiento anual de la población es del 1.8 por ciento[1] por lo que, con un crecimiento promedio anual del PIB (que mide tanto el comportamiento de la producción como del ingreso) del 2.1 por ciento, tenemos que el ingreso por habitante crece a una tasa, también promedio anual, del 0.3 por ciento, que no es “nada”, pero sí “prácticamente nada”, algo que debería avergonzarnos, sin olvidar que el PIB que importante, para calificar el desempeño económico de un país, es el PIB por habitante, que mide, suponiendo una distribución equitativa del mismo, la disposición de ingreso por persona.

__________

[1] Censo 2010. INEGI.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus