VIERNES, 6 DE MARZO DE 2015
Consumo familiar, atorado

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho

Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Ya recuperamos las tasas de crecimiento que tuvimos antes del “atorón” del 2013? No, claro que no. El consumo familiar sigue atorado.”


El desempeño de una economía debe medirse a nivel de la economía familiar, y a ese nivel las variables importantes son: empleo (que haya para todo el que lo busque); ingreso (que sea suficiente para satisfacer correctamente las necesidades básicas, ahorro incluido); precios (que sean los más bajos posibles); poder adquisitivo (que se preserve, es decir, que no haya inflación); consumo (que se disponga de los bienes y servicios necesarios para satisfacer necesidades, gustos, deseos y caprichos).

De estas cinco variables la más importante, porque en ella “convergen” las otras cuatro, es el consumo, que supone la compra de satisfactores, para lo cual se requiere de empleo e ingreso, y con relación al cual conviene que los precios sean los más bajos posibles y que se preserve el poder adquisitivo del dinero. El consumo es un buen indicador del estado de la economía familiar, y el estado de la economía familiar es la variable con la cual debe calificarse el desempeño de una economía. ¿Cómo se ha comportado el consumo familiar en México?

Tomando como referencia el consumo privado en el mercado interno, que mide el comportamiento del gasto realizado por los hogares residentes del país en bienes y servicios de consumo, tanto de origen nacional como importado, excluyendo las compras de viviendas u objetos valiosos, tenemos (datos del INEGI) lo siguiente: en 2010 el mismo creció 5.5 por ciento; en 2011, 4.6; en 2012, antes del “atorón”, 4.9; en 2013, el año del “atorón”, 2.1; en 2014, 2.2 por ciento (2.3 los de origen nacional: 3.4 los bienes, 1.2 los servicios; 0.3 los de origen importado: 0.3 los bienes), ligeramente por arriba del resultado del 2013, y muy por debajo de los resultados de 2012, 2011 y 2010.

En base a los datos, ¿podemos afirmar que en esta variable tan importante, el consumo de las familias, ya superamos el “atorón”? ¿Ya recuperamos las tasas de crecimiento que tuvimos antes del “atorón” del 2013? No, claro que no. El consumo familiar sigue atorado.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus