MIÉRCOLES, 11 DE MARZO DE 2015
Devaluación, ¿ayuda o perjudica?

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena

Santos Mercado
• La salud en manos de la burocracia política

Asael Polo Hernández
• AMLO pisotea a micro y pequeños empresarios: principales empleadores

Arturo Damm
• Son las empresas

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (I)

Arturo Damm
• Empobrecimiento


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La respuesta a la pregunta de si la devaluación es buena o mala, si ayuda o perjudica, es “depende”.”


En lo que va del año el tipo de cambio peso - dólar se ha devaluado 4.3 por ciento (terminó 2014 en 15.13 y el lunes cerró en 15.78), y ha alcanzado un nuevo máximo histórico (nunca antes el dólar había estado tan caro; el anterior máximo histórico se registró el 9 de marzo de 2009 en 15.69 pesos por dólar), devaluación que plantea la siguiente pregunta: es buena o mala, ayuda o perjudica, a la economía mexicana.

La pregunta está mal planteada, ya que no existe tal cosa como la economía mexicana, que no pasa de ser una abstracción. Lo que existe son las actividades de todos los agentes económicos, y a ese nivel los intereses, muchas veces, se hayan encontrados, sobre todo ante fenómenos como la devaluación, que ayuda a unos y perjudica a otros.

Consideremos, por ejemplo, a los exportados e importadores. Si yo soy exportador la devaluación me beneficia, porque por cada dólar que paga el consumidor extranjero recibe más pesos de mercancía mexicana. Lo que beneficia al consumidor extranjero de mercancías mexicanas beneficia al exportador mexicano. Por el contrario, si yo soy importador, la devaluación me perjudica, porque por cada peso que paga el consumidor nacional recibe menos dólares de mercancía extranjera. Lo que perjudica al consumidor nacional de mercancías extranjeras perjudica al importador mexicano.

La respuesta a la pregunta de si la devaluación es buena o mala, si ayuda o perjudica, es “depende”: una es la respuesta desde el punto de vista del exportador y otra desde la perspectiva del importador, sin olvidar que muchos exportadores también pueden ser importadores (de materias primas, de maquinaria y de equipo, de tecnología), por lo que la devaluación afecta sus costos de producción, restándoles competitividad.

Al final de cuentas, para poder hacer más con menos, tanto en la producción como en el consumo, conviene que los precios sean los más bajos posibles, incluido el precio del dólar, la divisa más importante para nosotros, que hoy se halla en máximos históricos.

• Cultura económica • Tipo de cambio

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus