MIÉRCOLES, 18 DE MARZO DE 2015
¿Libre flotación?

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena

Santos Mercado
• La salud en manos de la burocracia política

Asael Polo Hernández
• AMLO pisotea a micro y pequeños empresarios: principales empleadores

Arturo Damm
• Son las empresas

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (I)

Arturo Damm
• Empobrecimiento


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Libre flotación, ¿de veras? ¿O es un caso más de “sí, pero no”?”


La creencia es que en México, desde el Error de Diciembre de 1994, que ocasionó el Efecto Tequila de 1995, el tipo de cambio peso – dólar flota libremente en el mercado, y que por eso se han evitado, no períodos de devaluación (que los ha habido, y para muestra tenemos el botón actual), pero sí crisis cambiarias (que no las ha habido, pese a los períodos de devaluación). Dicha creencia, ¿está avalada por los hechos? Todo depende de qué entendamos por libre flotación, no habiendo mucho margen para la interpretación.

Por libre flotación hay que entender un sistema cambiario en el cual la autoridad (por lo general la monetaria, aunque puede participar también la fiscal) no interviene en el mercado cambiario, ni comprando dólares, con el fin de evitar que baje el precio de la divisa en términos de la moneda nacional, ni vendiéndolos, con el objetivo de impedir que aumente, en términos de la moneda nacional, el precio de la divisa. En el sistema cambiario de libre flotación la autoridad no participa: 1) ni comprando ni vendiendo dólares; 2) ni fijando una banda de fluctuación para el tipo de cambio, y por ello un precio máximo y uno mínimo; 3) ni mucho menos estableciendo un tipo de cambio fijo.

En México, la autoridad, que en este caso son los integrantes de la Comisión de Cambios, ¿ha establecido un tipo de cambio fijo? No. ¿Ha fijado una banda de fluctuación, con un tipo de cambio máximo y uno mínimo, entre los cuales puede fluctuar el precio del dólar? No. ¿Ha comprado y vendido dólares? Sí, sobre todo lo primero, que lo ha hecho de manera habitual, no así lo segundo, que lo hace de manera esporádica, tal y como es el caso desde el pasado 11 de marzo y hasta el próximo 7 de junio, con el fin de “proveer liquidez al mercado cambiario”, intención ante la cual debemos preguntarnos: Libre flotación, ¿de veras? ¿O es un caso más de “sí, pero no”?

• Tipo de cambio • Política cambiaria

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus