LUNES, 30 DE MARZO DE 2015
Profeco confundida

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Trato de tomar los mejores elementos de la justicia social y de la libertad económica. Lo que exploro es la posibilidad de una tercera constelación, más alta que las otras dos, moralmente mejor. Libertad económica, sí; justicia social, sí.”
John Tomasi


Más artículos...
Luis Pazos
• Más impuestos menos crecimiento ¡lógico!

Arturo Damm
• Desaceleración, más muestras

Ricardo Valenzuela
• ¿Quiénes controlan los gobiernos? (I)

Isaac Katz
• ¿Qué falló? (I)

Arturo Damm
• La tasa y el crecimiento

Víctor Hugo Becerra
• Amando a tu verdugo

Arturo Damm







“Profeco debe vigilar que al consumidor no le den gato por liebre, no que la liebre se la ofrezcan el menor precio posible.”


Los consumidores, ¿tenemos el derecho a que las mercancías se nos ofrezcan al menor precio posible? No, claro que no, ya que si así fuera todo oferente tendría la obligación de ofrecer su producto al precio que alcanzara para cubrir, nada más, su costo de producción. El oferente, ¿tiene esa obligación? No. ¿Debería tenerla? No.

Los consumidores, ¿tenemos el interés de que las mercancías se nos ofrezcan al menor precio posible? Sí, claro que sí, para lo cual se requiere la mayor competencia posible, en todos los sectores de la actividad económica, y en todos los mercados de la economía, lo cual se consigue si el gobierno permite la participación de todo productor u oferente, nacional o extranjero (lo que importa es la competencia, no la nacionalidad del competidor), que quiera participar.

Distinguiendo entre interés y derecho, ¿qué es lo que la Profeco debe hacer: defender los intereses del consumidor o garantizar sus derechos? Leemos, en su página electrónica, que su objetivo es “proteger y defender los derechos de las y los consumidores”, lo cual es correcto. El gobierno debe garantizar derechos (que realmente lo sean), no defender intereses. Sin embargo, todo indica que la Profeco confunde intereses con derechos, tal y como ha sucedido en el caso del precio del huevo.

Hace días, en Jalisco, la Profeco suspendió (cerró) 21 comercios por alza injustificada en el precio del huevo, actuando en función de los intereses del consumidor, no de sus derechos. La Profeco afirmó que lo hizo “con la finalidad de salvaguardar los derechos de los consumidores”, identificando erróneamente interés con derecho.

Al margen de la respuesta a la pregunta por el criterio para decidir cuándo el alza en un precio es injustificada, ¿no se dio cuenta la Profeco que suspender comercios reduce la oferta, contribuyendo al alza de precios, precisamente lo que se pretende evitar? ¿No? ¡Grave error!

Profeco debe vigilar que al consumidor no le den gato por liebre, no que la liebre se la ofrezcan el menor precio posible.

• Control de precios • Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus