LUNES, 20 DE ABRIL DE 2015
Gastando los impuestos: ¿Para qué? ¿Cómo?

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La principal característica de muchos políticos es que se trata de alguien que cree tener el derecho de obligar al contribuyente a entregarle parte del producto de su trabajo sin ninguna obligación colateral.”


Cualquier político, ya sea que aspire a ser parte del Poder Ejecutivo, ya del Legislativo (al Judicial, dada la naturaleza de su tarea, podemos considerarlo aparte) es alguien que pretende vivir del presupuesto gubernamental, cuyos recursos salen del bolsillo de los contribuyentes, a quienes el gobierno obliga, bajo amenaza de castigo (multas, expropiaciones, cárcel), a entregar parte del producto de su trabajo, arbitrariedad que se justifica, ¡si, y solamente si!, se cumplen ciertas reglas en cuanto al destino (¿para qué se usan?) y aplicación (¿cómo se usan?) de esos recursos, reglas que en muchos casos no existen o, si existen, ni remotamente se cumplen, lo cual da como resultado un mal uso de esos recursos, es decir, la defraudación contra los contribuyentes.

Lo anterior viene a cuento porque, según lo señala la Auditoría Superior de la Federación (ASF), y tal y como lo informó Reforma el pasado sábado, los diputados federales han gastado, en lo que va de esta legislatura, ¡discrecionalmente!, sin reglas en cuanto al destino y aplicación de ese dinero, 3,042 millones de pesos, anotando la ASF que “los legisladores mantienen su negativa a abrir sus estados financieros para ser fiscalizados”, lo cual muestra que este grupo de políticos cree que puede obligar al contribuyente a entregar parte del producto de su trabajo sin tener que dar cuenta del para qué y el cómo del uso de esos recursos, lo cual ha dado como resultado el gasto discrecional, mismo que se pretende evitar con la recientemente promulgada Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública, que, por obra y gracia de los tiempos y las fechas , ya no tendrá efecto para la actual legislatura.

La principal característica de muchos políticos (¿qué porcentaje?) es que se trata de alguien que cree tener el derecho de obligar al contribuyente a entregarle parte del producto de su trabajo sin ninguna obligación colateral, y buena muestra de ello es el proceder de los legisladores, negándose a dar cuenta de lo gastado. ¿Hasta cuándo?

• Problemas económicos de México • Demagogia • Impuestos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus