LUNES, 11 DE MAYO DE 2015
Las cuatro preguntas

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU

Arturo Damm
• Pobreza

Arturo Damm
• Reforma fiscal, ¿para qué?

Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Cada vez que un político en campaña hace propuestas como la de bajar impuestos, o la de subir salarios, hay que hacerle las cuatro preguntas: ¿quién gana?, ¿quién pierde?, ¿cuánto cuesta?, ¿quién paga?”


Tres son las propuestas electorales (¿electoreras?) del PAN: subir el salario mínimo; bajar los impuestos; apoyar la economía familiar, propuestas electoreras (¿electorales?) a las que ningún elector se opone. ¿Quiero ganar más? ¡Por supuesto! ¿Quiero pagar menos impuestos? ¡Claro que sí! ¿Quiero que mejore mi economía, lo cual puede lograrse si gano más y pago menos impuestos? ¡Sin duda alguna! Entonces, ¿cuál es el problema? Que la ejecución de las propuestas generaría costos, y en una de esas sale más caro el caldo que las albóndigas.

Ante este tipo de propuestas, sobre todo de las dos primeras, hay que hacer cuatro preguntas: ¿quién gana?, ¿quién pierde?, ¿cuánto cuesta?, ¿quién paga? Pongo de ejemplo el segundo ofrecimiento, a favor de la baja de impuestos. ¿Quién ganaría? Todos los contribuyentes a quienes se aplicara la reducción. ¿Quién perdería? Todos aquellos a quienes, por la baja en los ingresos del gobierno, consecuencia de la reducción de impuestos, se les recortara o eliminara su partida presupuestal. ¿Cuánto costaría? Depende de cuánta recaudación se perdería por la reducción de impuestos, lo cual dependería de qué impuestos se fueran a reducir. ¿Quién pagaría? Depende de cómo compensaría el gobierno la baja en sus ingresos, consecuencia de la reducción de impuestos, lo cual podría hacerse, o recortando gastos, que sería lo correcto, pero con un elevado costo político, o incrementando la deuda, que sería lo incorrecto, pero con un bajo costo político.

Cada vez que un político en campaña hace propuestas como la de bajar impuestos, o la de subir salarios, hay que hacerle las cuatro preguntas: ¿quién gana?, ¿quién pierde?, ¿cuánto cuesta?, ¿quién paga? Si sabe las respuestas es un político responsable y su propuesta puede ser considerada electoral. Si no las sabe se trata de un político irresponsable y su propuesta es claramente electorera. Los panistas, ¿saben las respuestas a las cuatro preguntas relacionadas con sus tres propuestas: subir el salario mínimo (¿cuánto?); bajar los impuestos (¿cuáles y cuánto?); apoyar la economía familiar (¿cómo?)? Propuestas, ¿electorales o electoreras?

• Problemas económicos de México • Impuestos • Salario mínimo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus