MIÉRCOLES, 10 DE JUNIO DE 2015
2.88%, bien, pero...

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos

Arturo Damm
• Domingo, día clave

Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“El Banco de México no ha cumplido, ni con su tarea institucional ni con la meta que él mismo se ha fijado”


En mayo pasado la inflación anual fue 2.88 por ciento, algo que puede considerarse un buen resultado, y para demostrarlo comparemos con las inflaciones anuales de mayo de 2014 y 2013: 4.63 y 3.51 por ciento, respectivamente.

La tendencia a la baja en la inflación apunta en la dirección correcta, y el Banco de México, cuya tarea, tal y como se señala en el artículo 28 constitucional, es preservar el poder adquisitivo de la moneda nacional, no debe quitar el dedo del renglón, preservación del poder adquisitivo del peso que la autoridad monetaria no ha conseguido, sobre todo si por preservar el poder adquisitivo del peso se entiende, ¡como debe ser!, inflación igual a cero.

No voy a discutir (discusión por demás interesante) si es posible o no lograr una inflación de cero (de entrada la respuesta depende de qué definición de inflación utilicemos, definición que no debe limitarse a la clásica, y limitada, “alza de precios”), pero sí voy a insistir en la conveniencia de que el Banco de México se fije como meta una inflación de cero, y no, tal y como ha sucedido a todo lo largo del siglo XXI, una del 3 por ciento, más menos un punto porcentual de margen de error, meta que tampoco ha conseguido: entre 2001 y 2014 la inflación promedio anual en México fue 4.31 por ciento, con la máxima en 2008, 6.53 por ciento, y la mínima en 2005, 3.33 puntos porcentuales, todo lo cual dio como resultado una inflación acumulada, a lo largo de los últimos catorce años, del 80.49 por ciento, cifras que muestran que el Banco de México no ha cumplido con su tarea: preservar el poder adquisitivo del peso, que no hay que confundir con inflación relativamente baja, algo que sí se ha conseguido.

El Banco de México no ha cumplido, ni con su tarea institucional (preservar el poder adquisitivo del peso), ni con la meta que él mismo se ha fijado (inflación no mayor al 4.0 por ciento).

• Inflación / Política monetaria

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus