JUEVES, 18 DE JUNIO DE 2015
Carstens, ¿cumplió?

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en ésta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic

Arturo Damm
• Art. 39 CFF

Isaac Katz
• La gran crisis

Arturo Damm
• Comercio exterior, de mal en peor


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Carstens, ¿garantiza que no se produzca dinero de manera excesiva, lo cual genera inflación y, por ello, la pérdida en el poder adquisitivo de los consumidores y de los ahorradores?”


Lectores de estos Pesos y Contrapesos me preguntan por qué, si he sido muy crítico de los bancos centrales, en lo general, y del Banco de México, en lo particular, estoy a favor de que Agustín Carstens repita como gobernador de la institución. La repuesta es muy sencilla: porque considero que con él al frente del Banco de México los posibles excesos de todo banco central, sobre todo en lo que a la producción de dinero respecta, se verían minimizados, tal y como lo muestran los resultados en materia de inflación durante la “era Carstens”.

Realistamente hay que reconocer que vamos a seguir teniendo un banco central, es decir, un sistema monetario que sintetiza lo peor de tres mundos: 1) el mundo del dinero fiduciario, sin respaldo de ningún tipo, sin ningún valor intrínseco; 2) el mundo del dinero fiduciario, ofrecido de manera monopólica por una entidad estatal, el banco central; 3) el mundo del dinero fiduciario, ofrecido monopólicamente por bancos centrales, e impuesto por ley (es decir: por la fuerza), como único dinero de curso legal, todo lo cual hace posible los excesos en la producción de dinero, que es la principal tarea de cualquier banco central: imprimir billetes, acuñar monedas, es decir, producir dinero. Carstens, ¿garantiza que, más allá del mandato constitucional de preservar el poder adquisitivo del peso, no se produzca dinero de manera excesiva, lo cual genera inflación y, por ello, la pérdida en el poder adquisitivo de los consumidores y, ¡mucho más importante!, de los ahorradores? Para responder preguntémonos si Carstens ha cumplido, y para saberlo comparemos los resultados de los tres primeros gobernadores del Banco de México.

Inflación promedio anual durante la gubernatura de Miguel Mancera (abril 1994 – diciembre 1997): 23.2 por ciento; a lo largo de la gubernatura de Guillermo Ortiz (enero, 1998 – diciembre 2009): 6.5 por ciento; durante la gubernatura de Agustín Carstens (enero 2010 – diciembre 2015, suponiendo una inflación de 2.9 por ciento para este año): 3.8 por ciento. Carstens, ¿lo ha hecho bien?

• Inflación / Política monetaria

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus