LUNES, 29 DE JUNIO DE 2015
El chantaje mercantilista de AHMSA

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Señores de AHMSA, pónganse a trabajar y dejen de chillar y chantajear al gobierno para jodernos a los consumidores mexicanos.”


La empresa siderúrgica Altos Hornos de México (AHMSA) amenaza al gobierno mexicano con despedir a más de cuatro mil empleados si éste no toma una serie de medidas proteccionistas contra el acero que viene de países como Rusia, India y China. Exigen cuotas compensatorias (las que ya han logrado), aranceles y medidas antidumping (supuestamente estos países venden el acero en el extranjero a un precio por debajo de sus mercados domésticos).

Mayor chantaje no puede haber. Los consorcios como AHMSA olvidan que hay una sobre oferta mundial de acero y por lo tanto es inevitable la caída del precio del mismo. La misma empresa ha declarado que ante los bajos precios del acero, podría mejor importar y vender acero chino en el mercado mexicano. Si fueran competentes y si los chinos subsidian al acero, pues allá ellos, que pierdan recursos de sus contribuyentes, AHMSA debería mejor importar (reconocido por ellos mismos) acero chino y dejar de chillar como niño de cuna.

Vaya quemón de los directivos de esta compañía que le gusta exportar a otros países, pero si hay competencia también de otras empresas de otros países en el mercado mexicano, entonces ya las cosas están mal. Mayor mercantilismo (el viejo mitote de que es mejor exportar que importar) no puede haber. Amagan al gobierno con despidos masivos. Y lo peor, seguramente el gobierno mexicano cederá a este chantaje barato. Lo mejor que le puede pasar a la industria en el mundo (y a la economía mundial en general) es que bajen los precios de insumos esenciales como el acero y el petróleo. Si hubiera contracción en el empleo de la industria del acero, este sería superado por la creación de puestos de trabajo de otros sectores (la enorme mayoría) que utilizan al acero como insumo esencial (por ejemplo, la industria automotriz, aeronáutica y de la construcción). 

Los señores de AHMSA olvidan los principios del libre comercio.

El comercio internacional libre de aranceles y proteccionismo es el marco dentro del cual se encuadra la prosperidad del mundo. Las políticas de libre comercio han creado un nivel de competencia dentro del mercado abierto actual que origina una constante innovación y da lugar a productos de calidad superior, empleos mejor remunerados, nuevos mercados y mayor volumen de ahorro e inversión. El libre comercio permite que los consumidores de todo el mundo tengan a su alcance mayor cantidad de bienes y servicios a precios más bajos, y con ello aumentan notablemente su nivel de vida.

Además, los beneficios del libre comercio se extienden mucho más allá de los hogares y las mercancías. El libre comercio contribuye con la divulgación del valor de la libertad, con la consolidación del estado de derecho y con la promoción del desarrollo económico de los países pobres. El debate nacional sobre las cuestiones relacionadas con el comercio con frecuencia ignoran estos importantes beneficios. Esto es lo que los nefastos directivos de AHMSA quieren o pretenden olvidar. Quieren someternos a los consumidores mexicanos a su dictadura comercial. Si los señores de AHMSA no quieren competir, que se vayan del mercado y permitan que otras empresas mexicanas hagan frente a la competencia mundial. Lo peor es el chantaje comercial y el amago al gobierno mexicano.

Además hasta la fecha, los empleados despedidos rebasan poco más de un centenar, lo de “miles de empleos” perdidos son más obra del chantaje y no una realidad. Insisto, si se pierden empleos en el sector acerero, éste se compensa con más empleos en sectores clave de la economía que utilizan al acero como insumo básico.

Señores de AHMSA, pónganse a trabajar y dejen de chillar y chantajear al gobierno para jodernos a los consumidores mexicanos.

• Globalización / Comercio internacional • Competencia • Intervencionismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus