JUEVES, 27 DE ABRIL DE 2006
El historiador que caminó en el mar

¿Usted cree que el T-MEC será aprobado por el congreso estadounidense este año?
No
No sé



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• El crimen de Bavispe, Sonora

Arturo Damm
• La causa del crecimiento

Arturo Damm
• Comercio exterior

Víctor Hugo Becerra
• ¿EL T-MEC está muerto?

Arturo Damm
• De mal en peor

Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Los economistas le advirtieron que introducir el “flat tax” en Estonia sería como querer “caminar sobre el mar”. Mart Laar de sólo 32 años de edad insistió porque el asunto le parecía de sentido común. Lo logró, “caminó en el mar”: Transformó las ruinas de su país en una de las más prósperas economías de Europa.”


Cuando en 1992 fue electo como primer ministro de Estonia, el joven Mart Laar (especialista en la historia de los movimientos nacionalistas europeos del siglo XIX), sólo había leído un libro sobre políticas económicas: “Free to choose(Libre para elegir) de Milton y Rose Friedman.

 

“Yo era tan ignorante en esa época (en asuntos económicos) que creía que todo lo que los Friedman habían escrito acerca de los beneficios de las privatizaciones, los impuestos bajos y parejos (flat tax) y la abolición de aranceles aduanales, era el resultado de reformas económicas que ya se habían puesto en práctica en Occidente. A mí me parecían cosas de sentido común y, como yo pensaba que eran reformas que ya se habían realizado en todas partes, simplemente las introduje en Estonia a despecho de las advertencias de economistas estonianos que decían que eso no se podía hacer. Decían que eso era como querer caminar sobre el agua. Lo hicimos: Precisamente caminamos sobre el agua porque no sabíamos que eso era imposible”.

 

El libro de los Friedman al que se refiere Laar es la versión escrita de una serie de documentales de televisión que fueron transmitidos por la cadena pública de televisión PBS en Estados Unidos durante la década de los ochenta. Los programas hablan de los valores de la libertad individual y cómo se aplican en la vida económica, política y social. Pueden verse, traducidos al español, en el siguiente sitio de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala (http://www.newmedia.ufm.edu.gt/freetochoose/).

 

Este año, Mart Laar, el historiador que aprendió lo más importante de la economía leyendo ese maravilloso trabajo de divulgación de los Friedman, recibirá merecidamente el Premio Milton Friedman (ver http://www.cato.org/friedman/) a la vista de los estupendos resultados que logró para Estonia en sus dos periodos como Primer Ministro (1992-1995 y 1999-2002).

 

Cuando Laar fue elegido por primera vez Estonia tenía una inflación por encima del 1,000% anual, la economía caía a una tasa de 30% cada año, el desempleo era superior al 30%, más del 90% de la economía era “propiedad del Estado” y prácticamente sólo tenía comercio exterior con Rusia. Hoy, la inflación es de 2.5%, la economía crece a tasas anuales entre el 6% y el 7%, tiene equilibrio fiscal, hay una alta tasa de inversión; además, Estonia fue el primer gobierno en eliminar los trámites en papel en el mundo con el 100% del sector público en la red.  (http://www.technewsworld.com/rsstory/45715.html).

 

Todo esto sucede cuando un buen libro de divulgación, como “Libre para elegir”, cae en manos de alguien inteligente y dispuesto a no dejarse amedrentar por los sesudos especialistas del “¡hacer eso no se puede!”.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus