VIERNES, 4 DE SEPTIEMBRE DE 2015
¿Qué hacer con Trump?

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Manuel Suárez Mier







“Estoy convencido que la precandidatura del impresentable Donald Trump a la postulación presidencial del partido republicano, naufragará pronto conforme más gente se percate de las necedades que dice.”


Como escribí en mi columna publicada en este espacio el 31 de julio pasado, estoy convencido que la precandidatura del impresentable Donald Trump a la postulación presidencial del partido republicano, naufragará pronto conforme más gente se percate de las necedades que dice, y que el peligro para ese partido es su postulación como independiente que casi regalaría la elección al candidato demócrata.

Entre mexicanos se discute con pasión cómo enfrentar los insultos de este bufón de verborrea estridente y ofensiva, y algunos opinan que hay que confrontarlo y que el gobierno de México debe “subirse al ring para trompearse con Trump” para usar el pintoresco lenguaje de nuestro flamante embajador en Washington, Miguel Basáñez, en una reunión supuestamente privada con legisladores del PAN.

En esa plática Basáñez afirmó, con razón, que había que diseñar formas más efectivas de contrarrestar las ofensivas y mendaces ocurrencias de Trump sobre México sin que funcionarios prominentes de su gobierno, como el Presidente, el Canciller o él mismo, lo confronten directamente, lo que sería elevarlo a un nivel del que carece, y que le brindaría la posibilidad histriónica de ostentarse como víctima.

Lo que sí se debe hacer es una campaña en todo Estados Unidos, orquestada desde nuestra embajada en Washington y aprovechando la amplia red consular con la que contamos, por mucho la más grande en ese país, sobre las innumerables y positivas contribuciones que los habitantes de origen mexicano aportan a sus comunidades.

Esta labor debe incluir, pero no limitarse, a información sobre la enorme aportación económica de los mexicanos en EU, como el volumen de la producción que generan. Se ha citado la cifra de 6% del PIB de EU, lo que sería equivalente al PIB total de México, sólo que producido por una población que es la cuarta parte de la que vive en nuestro país.

También hay que recabar la información de los impuestos que pagan nuestros paisanos en EU así como los beneficios que reciben de los gobiernos federal, estatal y local, para dar así un sólido mentís a las mentiras de Trump, probando que la comunidad de origen mexicano aporta mucho más de lo que recibe a cambio.

Para tener un mayor impacto, esta información debe desglosarse para cada uno de los 435 distritos electorales de EU y de sus 50 estados, para tener así datos persuasivos para los candidatos a elegirse como diputados y senadores en 2016, que será la totalidad, en el primer caso, y la tercera parte en el segundo.

Un esfuerzo similar al descrito, ya se hizo exitosamente por parte de la diplomacia mexicana en EU entre 1990 y 1993 cuando era necesario neutralizar el estridente ruido de quienes se oponían al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), con posiciones no muy diferentes a las que hoy regurgita Trump.

En aquella ocasión la secretaría de Comercio, hoy rebautizada como de Economía, preparó valiosísima información sobre los beneficios concretos en términos de empleo, mayor producción y crecimiento, que se generarían en las comunidades principales de cada distrito electoral en EU a resultas del libre comercio con México.

Armados con esa información fuimos a los distritos electorales cuyos diputados no tenían claro si votarían a favor o en contra del TLC –pensamos que era inútil distraer recursos escasos yendo a distritos cuyos representantes ya habían decidido su voto- a participar en miles de reuniones con empresarios y trabajadores, conferencias y entrevistas con medios, para propagar las buenas nuevas que traería el libre comercio con México para cada comunidad visitada.

Hoy hay que adaptar esa estrategia para neutralizar, con vigor y talento, las majaderías de Trump y otros candidatos, de mejor forma que “subirse al ring para trompearse” con ellos. En este esfuerzo, hay que procurar una estrecha alianza con nuestra comunidad para en conjunto cabildear por las causas comunes.

• Estados Unidos • Elecciones EU 2016

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus