JUEVES, 1 DE OCTUBRE DE 2015
Depreciación y comercio exterior (I)

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena

Santos Mercado
• La salud en manos de la burocracia política

Asael Polo Hernández
• AMLO pisotea a micro y pequeños empresarios: principales empleadores

Arturo Damm
• Son las empresas

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (I)

Arturo Damm
• Empobrecimiento


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Ante la depreciación del tipo de cambio entre enero y agosto de 2015, ¿cuál debió haber sido el resultado? Aumento de las exportaciones y disminución de las importaciones. ¿Así fue?”


No tiene ningún sentido preguntar si la depreciación del peso frente al dólar beneficia o perjudica a la economía mexicana, porque, para efectos de depreciación, en nuestra economía encontramos dos grupos de agentes económicos, con intereses encontrados: por un lado los exportadores, a quienes la depreciación beneficia (en términos de dólares los productos exportados se abaratan, beneficiando al consumidor extranjero, y por lo tanto al exportador mexicano), y por el otro los importadores, a quienes perjudica (en términos de pesos los productos importados se encarecen, perjudicando al consumidor mexicano, y por ello al exportador extranjero), por lo que, al menos en teoría, la depreciación beneficia a los primeros y perjudica a los segundos, debiendo impulsar las exportaciones y frenar las importaciones. En México, depreciación de por medio, ¿ha sido el caso? Veamos.

Entre enero y agosto de este año el peso se depreció 13.2 por ciento frente al dólar o, dicho de otra manera, las exportaciones de productos mexicanos, en términos de dólares, se abarataron 13.6 por ciento, al tiempo que las importaciones de productos extranjeros, en términos de pesos, se encarecieron un 13.6 por ciento. Tal depreciación de por medio, ¿cuál debió haber sido el resultado? Aumento de las exportaciones y disminución de las importaciones. ¿Así fue? Veamos.

Entre enero y agosto de este año, comparado con el mismo periodo del año pasado, las exportaciones desde México hacia el resto del mundo (252,372 millones de dólares) cayeron 2.8 por ciento, al tiempo que las importaciones desde el resto del mundo hacia México (261,491 millones de dólares) cayeron 0.2 por ciento. El resultado fue un déficit comercial (importamos más de lo que exportamos) de 264.9 millones de dólares.

En cuanto a la tendencia predecible desde la lógica económica, considerando la depreciación del peso frente al dólar, las importaciones se comportaron lógicamente (frente al encarecimiento del dólar deberían haber caído, y cayeron) y las exportaciones lo hicieron ilógicamente (frente al abaratamiento del peso deberían haber aumentado, pero cayeron). ¿Por qué? ¿Falló la lógica económica?

Continuará.

• Globalización / Comercio internacional • Tipo de cambio

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus