MIÉRCOLES, 7 DE OCTUBRE DE 2015
La propuesta del senador Búrquez (III)

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena

Santos Mercado
• La salud en manos de la burocracia política

Asael Polo Hernández
• AMLO pisotea a micro y pequeños empresarios: principales empleadores

Arturo Damm
• Son las empresas

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (I)

Arturo Damm
• Empobrecimiento


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La propuesta de reducir el presupuesto asignado a la clase política en 50 por ciento significaría, en 2016, un ahorro de, más o menos, 16 mil millones de pesos, que, como lo señaló el legislador, “estarían mejor utilizados en manos de la gente”.”


Los políticos, legisladores y gobernantes enfrentan restricciones presupuestarias blandas: si necesitan más dinero lo único que tienen que hacer, ley de por medio, ¡que por lo general los legisladores redactan y promulgan!, es obligar a los ciudadanos a entregarles una mayor parte del producto de su trabajo o, dicho de otra manera, les cobran más impuestos a los contribuyentes.

¿Cómo calificar ese poder (el de obligar al ciudadano a entregar parte del producto de su trabajo), sobre todo cuando se usa, no en beneficio de los contribuyentes (esto, ¿en qué casos y en qué medida es realmente posible?), sino para provecho de los políticos, legisladores y gobernantes, a manera, por ejemplo, de mayores sueldos, prestaciones, gastos de representación, etc.?

En México los políticos, legisladores y gobernantes han abusado de esa restricción presupuestaria blanda, y muestra, una entre muchas, es el subsidio (de eso se trata: subsidio) otorgado a los partidos políticos, lo cual los ha convertido en negociazos. Es por ello que debe aplaudirse y apoyarse la propuesta del coordinador de política económica del PAN en el Senado, Francisco Búrquez, para reducir el presupuesto asignado a la clase política, incluidos en ella el Instituto Nacional Electoral, el Poder Legislativo Federal, y los partidos políticos, reducción que el senador Búrquez propone sea del 50 por ciento, lo cual significaría, en 2016, un ahorro de, más o menos, 16 mil millones de pesos, que, como lo señaló el legislador, “estarían mejor utilizados en manos de la gente”, lo cual supondría, ¡como debe ser!, que ese menor gasto se traduciría en menos impuestos, lo cual, por poco que fuera, apuntaría en la dirección correcta: menos impuestos igual a más ingreso disponible en manos de los ciudadanos, igual a menor presupuesto en manos de los partidos políticos, los legisladores y el INE, quienes por lo general, consecuencia de la restricción presupuestaria blanda, se sirven con la cuchara grande. Ejemplo: para el 2016 se pretende, para el INE, un presupuesto 180 por ciento mayor que el del 2015.

• Política fiscal

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus